Cómo es Casa Vigil, el “Oro” de los Best Of Wine Tourism 2019

0

 

En el Jardín Botánico de Adelaida, se celebró una nueva edición de las Great Wine Capitals, ceremonia internacional de premiación de los Best Of Wine Tourism 2019. Este concurso reconoce la excelencia en materia de enoturismo y reunió a representantes de las diez regiones vitivinícolas más importantes del mundo: Valparaíso/Casablanca, Chile; Bilbao/Rioja, España; Burdeos, Francia; Mainz/ Rheinhessen, Alemania; Lausanne, Suiza; Mendoza, Argentina; Porto, Portugal; San Francisco/Napa Valley, Estados Unidos; Verona, Italia, y los anfitriones Adelaida, Australia. El lema de la reunión este año fue Viejo Mundo, Nuevo Mundo, Nuestro Mundo.

En ese marco Casa Vigil del enólogo Alejandro Vigil ganó el oro en la categoría Arte y Cultura.

 

Casa Vigil por dentro

En el corazón del departamento de Maipú, en el paraje de Chachingo, se encuentra Casa Vigil. Una bodega que invita a experimentar un día diferente, donde el encanto del vino y la literatura se fusionan para presentar una propuesta enoturística única. El mágico mundo de la Divina Comedia de Dante Alighieri se encuentra en la Casa de Alejandro Vigil, que es en sí misma es una galería de arte no convencional.

Casa Vigil ofrece un encantamiento particular, producto de la mixtura del paisaje maipucino, tradicional zona vitivinícola local, la estética vanguardista de su construcción y una carta que te hace sentir como en casa. Cada plato está elaborado con productos de la huerta familiar. Y los vinos, con excelentes puntajes internacionales, son el tesoro en esta bodega que parece tener al arte y la historia como los pilares en esta gran vivencia sensorial.

Aquel gran poema del Dante es la inspiración conceptual que se respira en cada rincón de la bodega. En Chachingo, se le propone al visitante transitar por un infierno, un purgatorio y un paraíso, pero con una condena preestablecida y diferente a la del poeta italiano.

Su arquitectura de vanguardia y de rasgos modernos acompaña el relato del Dante, cuenta con tres salones y túneles que nos llevan al infierno. Un lugar particular y encantador, lleno de barricas y de obras de arte. Luego se pasea por el purgatorio y se llega al paraíso, donde la visita culmina con un almuerzo con recetas de la familia y una degustación con los enemigos, hoy ya convertidos en vinos de culto. Respirando la literatura dantesca y convirtiendo cada rincón de la bodega en espacio de cultural, los artistas de Mendoza hacen de Casa Vigil su propio hogar y lo reinventan a su modo libremente.

Arte en Casa Vigil data de 2015, cuando comienzan expresamente las exposiciones. Allí, en conjunto, un artista plástico y un escultor comparten escena y planean su estadía en Chachingo durante tres meses, convirtiéndola en una galería no convencional. Las muestras ya tienen un calendario establecido hasta 2019.

 

Fuente: EMETUR

Foto: http://www.greatwinecapitals.com