Mendoza Newsletter de Mauricio Llaver

Anda todo medio demorado… / Newsletter de Mauricio Llaver

La educación, de vuelta al top de la agenda / Las vacunas se demoran, como el aumento de las jubilaciones y las parrillas que se iban a llenar / El libro que Verbitsky no escribirá / Parece que entramos en el Año de la Marmota / Fuego cruzado en el frente liberal / Cosas del alma: filosofía para tiempos turbulentos / Y un vino, por supuesto.

Ad
Ad

2 de mayo 2021

Este Newsletter está dedicado a Mariano Soler, un tipo de corazón enorme, visionario, querible, multiplicador generoso de conocimientos y propulsor indetenible de ideas y proyectos. Pidió que lo recordáramos con humor, pero en esta le voy a fallar, porque en el país que él soñaba quizás le hubieran puesto la vacuna y ahora estaríamos planeando la próxima juntada. Abrazo infinito, querido amigo de la vida.

LA AGENDA DE RODY: SUBE LA EDUCACIÓN. En el discurso de ayer de Rody Suarez en la Legislatura quedó claro, por la proporción y el lugar que ocupó dentro de su exposición, que la educación ha vuelto al top de la agenda política, en este caso motorizada por la “presencialidad educativa”. El debate es bienvenido y por suerte podemos decir que no es nuevo, porque en Mendoza recuperamos desde 2015 la idea de que la escuela es un instrumento de ascenso social, que favorece más a los que menos tienen. En el resto del discurso hubo agradecimientos previsibles al sector de la salud, anuncios como las PASO simultáneas con la Nación, insistencia con la reforma constitucional, palos sutiles a la no invitación de Alberto Fernández al viaje a Chile y datos aburridos pero necesarios sobre temas varios. Pero quedaron como fondo ideas como “empoderamiento” (en definitiva, eso es el llamado a la responsabilidad individual frente a la pandemia), la búsqueda del equilibrio entre salud y economía (y ahora, educación), el concepto de “razonabilidad” en la administración de la crisis y, en modo práctico, la comprobación de que “los resultados no han sido muy distintos de las provincias que cerraron todo”.

PARECE QUE ANDA TODO MEDIO DEMORADO. Ya estamos en el mes de mayo, y uno se acuerda de cuando el presidente y su ministro Ginés prometían 10 millones de vacunas entre diciembre y los primeros meses del año. Parece que anda todo demorado, como los aumentos a las jubilaciones o las parrillas que iban a desbordar de carne. Es impresionante cómo la Argentina vuelve a perder oportunidades: ya desaprovechamos el consenso político del principio de la pandemia (¿se acuerdan de Alberto, Larreta y Kicillof juntos, y los índices de popularidad del presidente por las nubes?) y ahora también estamos desaprovechando los precios internacionales de las materias primas, que significarán miles de millones de dólares no esperados que no sabemos en qué terminarán. Y ni hablar de las vacunas, cuyo aseguramiento debería haber sido el objetivo central de todo el año pasado. Hagamos un concurso: ¿cuál será la próxima cosa que no aprovecharemos?

QUÉ LIBRO SE PODRÍA HACER CON LAS VACUNAS… Algún día se escribirá una investigación periodística sobre por qué no estamos vacunados en este momento. En otras épocas la podría haber escrito Horacio Verbitsky, pero cambió de prioridades. Calculo que el libro podría tener más de un tomo, porque debería contar qué pasó con AstraZeneca (“un problema”, dijo Felipe Solá, quien no habla casi nunca); con Pfizer (habíamos tenido voluntarios para la experimentación, lo cual nos daba prioridad, pero después algo se trabó); con Covishield (con un montón de angustiados a los que no les van a poner la segunda dosis); con Sinopharm (de resultados dudosos, aunque el presidente, en modo épica berreta, haya ido a recibir el avión que las traía); y por supuesto con la Sputnik, que parece que funciona pero por algo no la autorizan en Europa ni en Estados Unidos, y la acaban de desaconsejar en Brasil. Qué libro que se viene, señores. Aunque ya sabemos el final: que a la hora en que las necesitamos, las vacunas no están en la cantidad necesaria.

EL AÑO DE LA MARMOTA Y EL DÍA A DÍA. En la película “El Día de Marmota”, Bill Murray vivía siempre el mismo día, repetido hasta el cansancio. No podía salir de esa trampa temporal. En la Argentina estamos entrando en una suerte de “Año de la Marmota”, donde todo parece que va a ser igual que en 2020, con DNU tras DNU, pateando todo por dos o tres semanas. El problema es que el punto de partida es mucho peor, porque la precariedad económica ha crecido para la mayoría y los ciudadanos estamos, sencillamente, exhaustos. Nos pasamos un año encerrados con la excusa de que iban a “preparar el sistema sanitario”, y ahora el sistema está más desbordado que antes. Lo que viene es el día a día, el mirar los partes de muertos y de camas ocupadas (¿cuánto estará afectando eso a nuestra psiquis?), el esperar a que Mendoza tenga que interpretar cada decreto nacional, el preguntar a qué hora se abre y se cierra, y el pelearla con un horizonte cortísimo, mientras la ola se viene y en muchos lugares la conducta de los argentinos es como una multiplicación de los velatorios de Maradona.

FUEGO CRUZADO EN EL FRENTE LIBERAL. En el Frente Liberal la cosa está que arde. El partido de López Murphy (Republicanos Unidos) pidió una auditoría externa del partido de José Luis Espert y Luis Rosales para saber cómo se financió su campaña de 2019, que muchos interpretaban que sólo se armó para quitarle votos a Macri “por derecha”. Hace unos días detuvieron en Neuquén a un tal Federico “Fred” Machado por presunto lavado de dinero y tráfico de estupefacientes. Y como Machado había estado en un acto de Espert-Rosales en Río Negro, y además les había prestado su avión, en Republicanos Unidos solicitan “que se encargue una auditoría externa a fin de que se puedan definir con claridad las contribuciones anteriores, posteriores y durante la campaña electoral 2019, a fin de brindarle certidumbre a los potenciales miembros de la coalición Vamos y a la ciudadanía sobre el origen del financiamiento político”. Esto habla de la ética de Ricardo López Murphy y abre ventanas para revelaciones que, según sospechan algunos, pueden ser todavía más divertidas.

COSAS DEL ALMA: FILOSOFÍA PARA TIEMPOS TURBULENTOS. Santa Teresa de Jesús (1515-1582) escribió estas dos estrofas (dentro de un poema más largo) que aplican para cualquier religión e incluso -me la juego- para no creyentes. “Nada te turbe, nada te espante / Todo se pasa, Dios no se muda / La paciencia, todo lo alcanza / Quien a Dios tiene, nada le falta / Sólo Dios basta”. Y el filósofo Max Ehrmann dejó escrita la “Desiderata” (publicada en 1948), que contiene este bello final: “Tú eres una criatura del universo, no menos que los árboles y las estrellas. Tienes derecho a existir, y sea que te resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera. Por eso debes estar en paz con Dios, cualquiera que sea tu idea de Él. Y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones, conserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida. Aún con todas sus farsas, penalidades y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso. Sé cauto. Esfuérzate por ser feliz”.

Y UN VINO, POR SUPUESTO. Cuando las descripciones del Malbec hablan de “un vino con tintes de color violeta”, suelo interpretarlo como un descriptor de manual, de esos que se repiten automáticamente y que yo muchas veces soy incapaz de encontrar. Pero acabo de probar un vino cuyo color se ve realmente violeta cuando cae en la copa. Y además tiene una potencia formidable. Se trata del Tapiz Alta Collection Malbec 2018, elaborado con uvas de San Pablo, Tunuyán (circa 1.600 metros de altura), que no sólo impresiona por el color sino también por el aroma y la boca. El enólogo de Tapiz es Fabián Valenzuela, con un perfil demasiado bajo para los vinos que elabora, pero detrás de él hay una mano maestra en el asesoramiento, que es el francés Jean-Claude Berrouet. Alcanzaría con decir que Berrouet fue enólogo de Petrus, una de las naves insignia de los Grands Vins de Bordeaux, pero lo bueno de esto es que alguien acostumbrado a los Merlot de Pomerol haya conseguido semejante conocimiento de los Malbec argentinos. Con la dupla Valenzuela-Berrouet, Tapiz ha logrado este vino formidable, y es muy auspicioso pensar en todo lo que está por venir.

Escribir un comentario