Empresas y Negocios

Impuestos, financiamiento, precios y situación hídrica: los temas prioritarios que impulsan CAME y la Federación Económica de Mendoza

Ad

Tras año y medio de encuentros virtuales, la Mesa Ejecutiva del sector de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) se reunió la semana pasada en la sede de la entidad a fin de discutir la agenda de trabajo para lo que resta del año y definir prioridades de gestión.

El flamante presidente de CAME, Alfredo González, participó de la apertura junto al titular del sector de Economías Regionales, Eduardo Rodríguez. Durante el encuentro, que reunió a productores agropecuarios y agroalimentarios pymes de distintos complejos productivos, González manifestó su pleno apoyo al sector. 

“Seguimos apostando por el fortalecimiento de las economías regionales, motor del desarrollo federal de nuestro país, acompañando e impulsando a los productores locales”, aseguró. Además, y con respecto a la anunciada compatibilidad entre los planes sociales y el trabajo rural registrado, destacó la importancia de “llegar a los trabajadores” para que efectivamente conozcan el beneficio y en pos de garantizar la disponibilidad de mano de obra para tareas temporales.

Por la FEM estuvo presente Alberto Carleti que expresó su preocupación por la situación hídrica de Mendoza.

En cuanto a las prioridades del sector se destacaron, entre otras:

Trabajar en un proyecto de ley para crear un Régimen Diferencial de Contribuciones Patronales para la pyme, a través del Mínimo no Imponible (MNI): es necesario actualizar el MNI, además de transformarlo en una herramienta diferencial que pondere por ubicación, tamaño y actividad de la empresa.

Redactar una norma que cree una Cuenta Única Tributaria que refleje los saldos a favor y créditos fiscales, a fin de poder cancelar con agilidad deuda impositiva, previsional y aduanera.

Participar del rediseño del esquema tributario argentino: la presión impositiva actual es una de las más altas del mundo. Con respecto a las mal llamadas “retenciones”, desde CAME se propone garantizar el pleno cumplimiento del artículo 52º de la Ley 27541 “Solidaridad Social y Reactivación Productiva”, que prohíbe superar el 5% de alícuota para los productos agroindustriales de las economías regionales.

Procurar el desarrollo de instrumentos financieros ágiles y a tasas razonables (amortización de capital).

Estudiar las cadenas de valor desde el productor hasta la góndola, a fin de detectar comportamientos distorsivos y anticompetitivos.

Reducir los costos de energía eléctrica y gas (uso productivo), estableciendo en 10.5% la alícuota del IVA. Además, se propone eliminar otros impuestos y/o recaudaciones de terceros, cargos ocultos que presentan las facturas de los servicios.

Promover la inversión en infraestructura (hídrica, por ejemplo).

Generar un digesto jurídico en el marco de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA).

Incorporar la agricultura familiar a la categorización de la Secretaría de Emprendedores y Pymes (SEPYME) para que estas empresas puedan ser sujeto de políticas tributarias y acceder a distintos beneficios fiscales.

Durante la jornada, también se mencionaron las usurpaciones de tierras que se produjeron en el sur de nuestro país, además de destacar las gestiones realizadas por la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, entidad adherida a CAME, para la recuperación de las mismas.

Del encuentro participaron: Pablo Villano, presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (APYMEL) y titular de la Mesa Agroalimentaria de CAME; Eduardo Garcés, presidente de la Federación de Viñateros y Productores Agropecuarios de San Juan; Alberto Carleti, consejero titular de CAME por la Federación Económica de Mendoza (FEM); Jorge Pazos, consejero titular de CAME por el Comité Argentino de Arándanos (ABC); Bibiana Marabini, representante de la Asociación Olivícola Catamarqueña (ASOLCAT); Gonzalo Roca, representante de CAME ante la CNTA y presidente honorario del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO); y Pablo Vernengo, director ejecutivo del sector de Economías Regionales de CAME.

Ad

Escribir un comentario