Empresas y Negocios

Bianchi fue la bodega exclusiva de la última edición de las 1000 Millas Sport

Más de 1.260 kilómetros de recorrido por las provincias de Río Negro y Neuquén, autos clásicos y paisajes imponentes. Estos fueron algunos de los condimentos de la 31º edición de las 1000 Millas Sport Patagonia-Argentina, que tuvo a Bodegas Bianchi como bodega exclusiva de este certamen, que se desarrolló del 27 al 30 de noviembre.

Así, la edición 2019, que constó de tres etapas, volvió a juntar a coleccionistas y pilotos, así como a reconocidas personalidades del ámbito de los negocios. Y la dupla integrada por Alejandro López y Gabriel Gourovich, a bordo de un Delage DMS modelo 1927, fue la ganadora de la competencia.

La base del evento fue el Hotel Llao Llao, emplazado en San Carlos de Bariloche, donde los pilotos con sus familias pudieron disfrutar de una degustación de vinos de alta gama dirigida por Silvio Alberto, winemaker de Bodegas Bianchi.

«Somos una bodega argentina con herencia familiar que representa la historia, las tradiciones y los valores de la vitivinicultura argentina. Protagonista de los eventos más representativos de nuestro país desde hace 15 años, acompañamos a los amantes del automovilismo en los momentos más emocionantes de las 1000 Millas Sport, el certamen que recorre los increíbles paisajes de nuestra Cordillera», señaló Adrián Cura, Gerente de Marketing de Bodegas Bianchi.

El directivo trazó un paralelismo entre el placer de disfrutar de un gran vino y las características de una competencia donde lo importante, más allá del triunfo, es compartir un momento: «Conectados con nuestras raíces, con el terruño y la montaña, compartimos la importancia de disfrutar del trayecto, de marcar un camino, donde lo valioso no es llegar sino transitar. Así como en esta carrera, nuestros vinos acompañan un recorrido, un momento, el del placer del disfrute».

«Por eso, para esta última edición del evento que reúne la colección de autos clásicos más grande de Sudamérica, nuestros mejores vinos acompañaron a las tripulaciones en los momentos de celebración para crear recuerdos memorables», explicó Cura.

La tradicional cena de gala y entrega de premios, que se desarrolló en el Hotel Llao Llao, estuvo acompañada por los vinos de alta gama de la bodega. Es importante señalar que el evento tuvo además una finalidad solidaria: Bodegas Bianchi se sumó a la subasta en beneficio del Banco de Alimentos donando 1 botella de 1.900 ml de su exclusivo Cabernet Sauvignon 1987, un vino que forma parte de un lote especial de la cava particular de la familia Bianchi.

Se trata de un vino elaborado en 1987 en conmemoración del centenario del nacimiento de Valentín Bianchi, fundador de la bodega, por su hijo Enzo y su nieto Tincho Bianchi, y que refleja, de manera vívida las excepcionales condiciones del terroir de San Rafael para la variedad Cabernet Sauvignon.

Además, fueron subastados dos autos: una Coupé Torino TS y un Ford A Roadster de Luxe, así como importantes obras de arte, también a beneficio de la Fundación Banco de Alimentos y de la Fundación Challenge Argentina.

Fuente: iProfesional

Escribir un comentario