DESTACADA

Bodegas Salentein y Movart presentaron la muestra “Raíces”

El 23 de noviembre, en su Galería Killka, Bodegas Salentein presentó la muestra bautizada “Raíces”, que retomará los orígenes de Salentein a través de obras inéditas de la colección privada de la bodega.

Mijndert Pon, fundador de Salentein, fue un empresario apasionado por el arte y la naturaleza. Llegó al Valle de Uco a mediados de los años 90 con el sueño de fusionar sus raíces holandesas con las argentinas. Esa unión se materializó a través de su espíritu emprendedor y visión de largo plazo, que llevó a Salentein a ser la locomotora que impulsó el desarrollo vitivinícola y enoturístico del Valle de Uco, hoy la región vitivinícola más reconocida en la Argentina en ambos aspectos. Hoy, su visión, se refleja en cada rincón del Espacio Salentein, a través de los vinos, la gastronomía, la arquitectura, la naturaleza y el arte exhibido en cada rincón del complejo vitivinícola.

Es justamente el origen de Salentein el que se puede revivir de la mano de Circuito MovArt  en la muestra «Raíces», la misma presenta parte de la colección privada de obras pertenecientes al patrimonio cultural de Salentein, pinturas inéditas guardadas por la familia Pon, con paisajes holandeses y dibujos de una Mendoza marcada por la llegada de europeos.

Además se puede disfrutar de la obra estable del lugar, una exquisita colección de arte contemporáneo Argentino y de arte Holandés de los siglos XIX y XX.

La selección de obras que se podrán apreciar está a cargo del equipo de MovArt, y busca mostrar a la provincia un arte referencial de dicha colección, trabajos tanto argentinos como holandeses. «Arte que, para muchos, es un misterio y que será develado en esta oportunidad», comenta Pablo Robello, el director del circuito de arte itinerante.

Entre los artistas nacionales, están Sergio Boccaccio y Daniel Kaplan. El primero, un pintor y muralista oriundo de Buenos Aires que a través de sus pinceles refleja la migración, los puertos y sus barcos; obra que hace un guiño al viaje realizado por el pionero Mijndert Pon cuando decidió comenzar un negocio vitivinícola en nuestras tierras.

El segundo, un porteño de ley que conoció al propietario de Salentein y que compartían la misma pasión por los autos. Mijnerdt le compró uno de sus cuadros al abrir Killka y hoy, dos murales suyos se encuentran en el Salón Pircas del restaurante de la bodega.

«Raíces» fue un encuentro con la historia de Salentein, una fusión artística de las banderas que se izan en la bodega, un guiño a todo aquello que nos remite al orígen. Esto transmitido también en el montaje exclusivo de trabajos de dos contemporáneos mendocinos: Luis María Calandria –artista y dibujante, nieto del ing. Felix Díaz Valentín, pionero en el Valle de Uco y constructor de Finca San Pablo, parte de la cual hoy es propiedad de Bodegas Salentein – y Pablo Comadrán, quien esculpe la madera de manera única y excepcional, una materia prima natural que nos regala el mismo suelo.

Mendocinos y turistas tuvieron la oportunidad de reencontrarse con la exquisita comunión del arte, el vino, la gastronomía, la arquitectura y la naturaleza en Killka, la galería cultural más influyente de la región.

 «Es un honor estar en Killka, un espacio de arte prestigioso a nivel mundial, que posee la característica única de museo, es decir, con una colección propia y con condiciones óptimas de conservación de la obra», suman desde MovArt

Rocío y Majo Pérez Comalini, con Federico Lancia.

Sobre el evento

A las 17 horas se abrieron las puertas para que público especializado y en general recorra la muestra «Raíces» y admire tanto las obras inéditas como las permanentes. Mientras eso ocurría en el interior del espacio de Arte Killka, sucedieron otros momentos para disfrutar durante la tarde, a los pies de la Cordillera de Los Andes y con una degustación de vinos y espumantes Salentein.

La arquitecta Eliana Bórmida, co-titular del estudio Bórmida y Yanzón, dió una charla sobre el proyecto y la construcción de la bodega y sus diferentes espacios como la Capilla de la Gratitud, la posada, el restaurante y los paisajes viñateros que complementan el mega desarrollo vitivinícola. 

En los jardines de la bodega se degustaron vinos de la línea Salentein Reserve, Killka y espumantes Salentein en compañía de los enólogos de la bodega. Se pudo disfrutar de la música de dos grupos destacados y finalmente se realizó una clase de cocina en vivo de la mano del chef de la bodega en la que se elaboraron exquisiteces que luego los invitados degustaron.

Escribir un comentario