Empresas y Negocios

Compras en el exterior: mitos y verdades sobre los envíos puerta a puerta

Una plataforma analiza cuáles son las principales creencias sobre el sistema de envíos internacionales vía puerta a puerta, y brinda respuestas para poder comprar de forma segura y recibir los productos en casa.
Ad

¿Me va a llegar a tiempo la compra? ¿Es confiable el servicio? ¿Lo puedo conseguir en Argentina? Son algunas de las preguntas que se hacen los consumidores al momento de elegir comprar en algún marketplace por fuera del país. Los encargados de Pickabox, plataforma de casilleros virtuales que hace envíos internacionales low cost, desmitifican algunas de las dudas más usuales para perder el miedo y probar el servicio por primera vez.

¿Se consigue en Argentina? En referencia a determinados productos de tecnología, artículos para el hogar e indumentaria existe una gran diferencia respecto a la industria nacional. Algunas marcas directamente no tienen representaciones locales, por lo que es necesario adquirir esos ítems en el mercado exterior. “Comenzar por evaluar las opciones disponibles es un buen primer paso para decidir comprar de manera internacional”, comenta Juan Cereigido, Product Lead en Pickabox. 

Últimamente en Argentina destacaron las compras de productos para entretenimiento, como pueden ser los juguetes para niños, así como también figuras de acción, adquiridos además para los más grandes. El acceso a la cultura y educación también es otro de los segmentos ponderados, libros y coleccionables que no se encuentran en el país son pedidos por los usuarios. Ese tipo de novedades y ofertas suelen ser las que operan como decisores al momento de comprar.

Indumentaria: expectativa vs realidad. Otro tipo de producto elegido es el de la moda, con vestidos y zapatillas. Marcas como H&M o Forever 21 no operan en el país y son altamente valoradas por el público joven. También, marketplaces como AliExpress han tenido su boom de popularidad hace algunos años. “Lo importante es chequear bien las medidas en las tablas de talles y evaluar la calidad de las prendas en los comentarios”, afirma Cereigido. “Las opiniones de otros compradores son fuente de conocimiento al momento de dar clic y agregar al carrito, pueden ser claves para evitar recibir ropa que no nos queda de la forma que esperábamos”. 

Las principales marcas de ropa deportiva también reciben la atención de los usuarios. Zapatillas que en el país se encuentran con sobre precios por el proceso de importación, pueden comprarse hasta un 40% más baratas y con la salvedad de recibirlas en casa. Lo importante: prestar atención a las etiquetas y referencias de talles de otros países. “El usuario busca lo exclusivo, poder acercarse a la vanguardia y ya no se conforma con tener un producto que quizás se lanzó hace unos meses, quiere lo instantáneo del lanzamiento”, comparten desde la plataforma.

¿Los productos provenientes de China son falsificaciones? Este es un mito que tiene peso entre los consumidores, principalmente en el mercado latinoamericano. “Contamos con un depósito propio en China, en donde verificamos el contenido, es decir, la condición, la cantidad o la originalidad del mismo. Esto nos permite tener control absoluto de inicio a fin, en toda la cadena de valor. Tal es así, que aseguramos la compra desde el casillero hasta el destino final y si por cualquier motivo la compra no llega, realizamos el reembolso del dinero en su totalidad”, cuenta Juan Hesayne, Director Ejecutivo de la plataforma. 

“Cabe destacar que siempre hay que mirar los comentarios e imágenes del producto, como así también sus medidas. En general, si se trata de una adulteración, se pueden denunciar las publicaciones y los mismos marketplaces tienen programas de protección de marca para evitarlo”, agrega. “Como gran diferencial, ofrecemos envíos regulares desde China, cosa que ningún otro casillero en Argentina hace. Tenemos 2 salidas semanales desde Shenzhen hacia Buenos Aires”, indica Hesayne.

En el correo pueden retener mi envío. Esto sucede cuando existen inconsistencias con lo declarado. Desde la marca aseguran que “están presentes en todo el proceso, desde la compra hasta la llegada a la puerta de tu casa”. Respecto a los envíos, cuando llegan a Correo Argentino se hacen 3 intentos de entrega a domicilio. “En caso de existir algún reclamo se pueden comunicar con Pickabox mediante nuestro chatbot, Instagram o formulario de contacto web”, confirman.

“Los envíos demoran más de dos meses en llegar”. Falso. “Los envíos demoran entre 15 y 20 días una vez que se reciben en la plataforma y se puede obtener alrededor de 20 a 40% de descuento incluidos los costos de productos en sí mismos, abono de servicio e impuestos, frente a compras de algunos equivalentes de forma local”, cuenta Cereigido. También, se puede optar por almacenar hasta por 30 días paquetes de diferentes compras y recibir solo un envío al país. Esta novedad destaca a la plataforma de otros players, y tiene una particularidad: es gratuito. “El beneficio de poder agrupar compras de distintas tiendas en un sólo envío, permite ahorrar dinero no solo en impuestos, sino también en costos de envío”, comparte el Líder de Producto. 

Entre los requisitos vigentes para este sistema en Argentina se permiten paquetes de hasta USD 3.000 que no superen el peso de 20 kilos. Sobre los impuestos, se debe abonar al Correo una tasa de $300 y si la compra vale más que la franquicia de USD 50 libres de impuestos, rige el pago del arancel aduanero del 50% del excedente, que se cobra al tipo de cambio oficial de la fecha de abono. 

Practicidad. “El sistema se ha facilitado mucho para el consumidor en los últimos 5 años y más aún, a partir del contexto que se generó luego del aislamiento. Existe mayor información disponible, gestiones que pueden hacerse con unos simples clics y un formulario de declaración mucho menos complejo”, cuentan desde la firma. 

“En la actualidad, cualquier mayor de edad puede gestionar sus propios envíos de manera fácil y rápida, y sin tener que involucrar a terceros. Es cuestión de analizar bien las compras y realizar comparativas de precios de los productos. Otro aspecto a destacar es que el pago con tarjeta de crédito u otros formatos online ya forman parte de nuestra cotidianeidad, por lo que esa barrera ya se ha roto”, finaliza Juan Hesayne. 

Ad

Escribir un comentario