Empresas y Negocios

¿Cuántas reservas le quedan realmente al BCRA según una consultora?

Ad

El Banco Central observa a diario cómo se escurren los dólares por las grietas que deja cada apretón del cepo. Así, se suceden restricciones a importaciones, compra de dólares o de servicios al exterior y otras medidas que exponen el desequilibrio monetario y la luz roja en el tablero del Gobierno.

No es una dinámica nueva para la historia argentina, que habitualmente encuentra en la disponibilidad de dólares una traba para el crecimiento. Importaciones, insumos, deudas de empresas y del sector público, servicios en el exterior y ahorro local son los grandes rubros que demandan divisas y enfrentan una misma respuesta: los billetes verdes no alcanzan.

“Respecto a si las reservas son altas o no, depende de a qué se deba hacer frente con ellas, es decir, las miramos en relación a los pagos de deuda, las necesidades de importaciones versus las exportaciones, entre otros factores. Pero todo esto es dinámico, porque en contextos de incertidumbre suele haber menos liquidación de exportaciones, por ejemplo”, explicó la economista Laura D’Amato, una de las personas que más conoce el funcionamiento del BCRA. Ingresó a esa entidad en 1988, pasó por diferentes puestos y se desempeñó al frente del Departamento de Modelos y Proyecciones Macroeconómicas del organismo hasta su salida, en diciembre de 2019.

“Es un problema que depende en gran medida de la disposición de los agentes a mantener saldos en la moneda del país. Con esto último vamos mal en estos tiempos. Con una inflación que no se desacelera e incertidumbre macro la dinámica no se ve bien”, completó.

Pese a que la Argentina acumuló en los primeros meses del año un superávit comercial de US$13.940 millones, hoy el Banco Central atraviesa una situación de tensión por sus reservas. Porque más allá de los US$41.540 millones que informó al cierre de esta nota, no todo ese monto, las reservas brutas, está disponible.

Ese total comprende fondos como el swap con China (algo más de US$20.000 millones), los DEG del FMI, repos (otros depósitos de bancos internacionales) y los encajes de los depósitos privados en dólares (US$15.759 millones al cierre de esta nota). Al restar estos elementos, las reservas netas en poder del BCRA son de US$4558 millones, de acuerdo a estimaciones de la consultora Equilibra.

Pero hay más condicionantes. Porque ese monto de reservas netas, que sí son patrimonio del BCRA, comprende una tenencia en oro. Son alrededor de US$3500 millones (su valuación oscila de acuerdo a los cambios en la cotización de este metal en el mercado), que no están disponibles de inmediato.

Si se realiza esta nueva resta, las proyecciones de Equilibra marcan que el total de reservas líquidas en poder del BCRA se ubican apenas por encima de los US$1000 millones. Con pequeñas subas y bajas diarias ese es el nivel en el que se mantiene hace alrededor de dos meses.

A su vez, los economistas advierten sobre la mala señal que se dispararía si el organismo debe vender este patrimonio y convertirlo a dólares para sostener su intervención en el mercado.

Nota completa en La Nación

Escribir un comentario