Empresas y Negocios

«Cuello de botella financiero»: Dulcor entró en cesación de pagos

La fabricante de capitales cordobeses de dulces y mermeladas Dulcor comunicó el martes a la Bolsa que entró en default. La compañía indicó que se vio “negativamente afectada” por el encarecimiento del financiamiento y el acortamiento de plazos.

Esta situación, detalló en el comunicado, generó un “cuello de botella financiero” que obliga a la empresa a iniciar un proceso de reestructuración de deuda. “Estamos evaluando distintas alternativas y soluciones para dar cumplimiento a los compromisos. Confiamos en contar con el apoyo de todos para resolver de manera exitosa de este proceso”, se explicó en el comunicado enviado a la Bolsa.

Los números de la empresa (que en mayo del año pasado adquirió la firma Orieta) al cierre del tercer trimestre de 2019, última información disponible, daban cuenta de que tenía un pasivo de $ 1.059 millones, de los cuales $ 719 millones corresponden a préstamos bancarios y $ 44 millones a ON (Obligaciones Negociables).

En el período de nueve meses cerrado el 30 de septiembre pasado, Dulcor había alcanzado una ganancia operativa de $ 396 millones, aunque descontados los resultados financieros, el ejercicio cerró con una pérdida de $ 83 millones. El mismo período del año anterior había terminado con un rojo de $ 160 millones.

Dulcor es una empresa familiar fundada en Córdoba en 1962. Cuenta en la actualidad con ocho plantas industriales, más de mil empleados y exporta sus productos a más de 25 países. Según se informó a fines del año pasado, la empresa produce 95.000 toneladas anuales de alimentos (a través de 750 productos) y cuenta con una cartera de 3.500 clientes.

Uno de los puntos fuertes de la empresa es su presencia en casi todos los canales de comercialización: mayoristas, cadenas de supermercados nacionales, provinciales, regionales, locales y distribuidores, tanto grandes como pequeños.

Además de los productos Dulcor, especializada en dulces, con fuerte presencia en los moldeados de batata y membrillo, fabrica y comercializa otras marcas como Esnaola (dulces), Cormillot (mermeladas light), Veneziana (panificados), Vanoli (encurtidos), Yuspe (especias), Angiord (mermeladas y enlatados) y TCG (alimentos para mascotas). Como se mencionó, en mayo del año pasado adquirió la firma Orieta).

Fuente: Punto a Punto Córdoba

Escribir un comentario