Sin categoría

Diez viajes recomendados para superar la “crisis de los 50”

1- Dubai, Emiratos Arabes

¿Está deprimido? Podría empezar por renovar el guardarropa. Y nada mejor que hacerlo en una expedición a Dubai. La moda es un tema serio en este paraíso de los centros comerciales. Ni hablar de las 25 toneladas de oro desplegadas en las vidrieras de las joyerías. Hay para elegir entre pendientes, anillos, collares, o brazaletes.

2- Ruta 66, Estados Unidos

Quién no escuchó hablar de la ruta 66 (hasta el fallecido Pappo la veneraba) y quién no se ha imaginado alguna vez explorarla, en un arranque de liberación a lo Thelma y Louise. Según el ranking, este viaje requiere: una Harley Davidson o un convertible clásico, y “muchos problemas por resolver”. Eso sí, esta icónica ruta tiene que ser atravesada desde Chicago a Santa Mónica. Anotar en la lista: cámara de fotos y mucho combustible.

3- Monte Carlo, Mónaco

Gente bella, glamour, James Bond. Son palabras que se perciben y se viven al pisar Monte Carlo. Mientras la aristocracia disfruta de sus yatchs valuados en millones de euros, ejecutivos provenientes de todo el planeta monitorean sus inversiones en ese paraíso fiscal. El Rally de Monte Carlo en enero y el Grand Prix de Mónaco en mayo.

4- Rishikesh, India

Si su crisis es de fe, debe elegir lugares que tienen una epifanía espiritual. Léase San Pedro en Roma, Lhasa en Tíbet o La Meca en Arabia Saudita. Pero el lugar ideal es Rishikesh, en las orillas del sagrado Ganges al pie del Himalaya. Este sitio era el centro de filosofía hindú favorito de los Beatles, y es considerado capital del mundo de yoga.

5- Las Vegas, Estados Unidos

Se dio cuenta qué faltó en su primera boda: un imitador de Elvis o una pareja que conoció recién hace apenas media hora. Es tiempo de apostar de otra forma, con una segunda-tercera-séptima boda en Las Vegas. Esta ciudad ofrece más de 30 lugares en donde decir “acepto” y más de 100 mil parejas toman sus votos allí cada año, incluyendo algunas celebridades. La capilla llamada “The Little White Wedding” (la pequeña boda blanca) está abierta las 24 horas.

6- Phuket, Kuala Lumpur, Manila, Mumbai

¿Está cansado de mirar al espejo deseando que todo esté un poco más al norte? Precios accesibles combinados con una recuperación al sol hicieron de Phuket, Kuala Lumpur o Manila lugares muy populares como destino de cirugías estéticas.

7- Macau, China

Tomar dinero de su fondo de jubilación o hipotecar su casa puede ser suficiente para iniciarse en el Casino Crown, en la isla Taipa, Macau. Seis estrellas y más de 200 mesas de juego. Para aquellos con bolsillos menores que China, hay otros 27 casinos para elegir, incluyendo el Casino Emperor Palace en la península o el famoso Casino Lisboa.

8- Silverstone, Gran Bretaña

No es muy tarde para alcanzar ese sueño de ser un corredor automovilístico, por lo menos temporalmente. Las masas han sido testigos de los héroes como Senna, Prost y Stewart corriendo alrededor de la legendaria pista Silverstone, escenario del Grand Prix británico, desde los 50. Se puede recrear con un test drive y vivir la adrenalina y los autos al máximo.

9- Petra, Jordania

Petra, que fue el set de “Indiana Jones y la Última Cruzada” en 1989, parece que sólo existiera en los films. Un cañón angosto y la fachada de la famosa Khazneh (Tesoro), hogar ficticio del Santo Grial, dan la bienvenida a la entrada icónica, rodeada de piedra. Este sitio contiene mucho más para explorar, incluyendo el Templo de los Leones Alados (Temple of the Winged Lions), todavía en fase de excavación.

10- Sydney y Melbourne, Australia

Durante siglos, los humanos se enfrentaron a las bestias para probar su fuerza, con la caza tradicional, o corriendo en la calle perseguidos por toros, como en Pamplona, España. Algo similar, salvando las diferencias, es bucear con tiburones y para eso hay que ir a Australia. Para aquellos que no tienen ninguna experiencia en buceo, sumergirse en tanques en los acuarios de Melbourne y Sydney brindan la oportunidad de observar estos depredadores de cerca. Una experiencia que vale la pena vivir.

Escribe un comentarios