DESTACADA

¿Dónde hay que firmar? / Newsletter de Mauricio Llaver

Ad

23 de junio 2024

CINCO VECES, OCHO VECES, OH OH. En una entrevista que Javier Milei le dio esta semana a Jonathan Viale, el presidente evaluó que la Ley Bases aprobada por el Senado equivale a cinco veces las reformas estructurales que hizo Carlos Saúl Menem. Y agregó que, si se sumara el DNU (cuya vigencia definitiva todavía no está asegurada), equivaldrían a ocho veces aquellas reformas. Milei habla tanto de números que uno a veces se marea, pero si sus cálculos fueran correctos, los argentinos estaríamos ante el presidente de la Nación con mayor poder de la última etapa democrática (y uno de los más poderosos de toda nuestra historia). Si se agrega que eso se conseguiría con notables minorías de legisladores propios, la extrañeza de la situación sería mucho mayor. No sólo estamos en tiempos revueltos en la política y la economía, sino que nos estamos adentrando en un escenario inédito de concentración de poder. Desde todo punto de vista, mejor estar atentos.

UNA EXTRAÑEZA CON UN ORIGEN CLARO. Uno puede preguntarse a qué se debe esa extrañeza de la situación argentina. Y la respuesta es más simple de lo que parece: el modo previo de percibir a la política (lo que vale en la vida son las percepciones, no olvidar), terminó en un fracaso de 40 años. Y los argentinos, apaleados por la frustración, tenemos la esperanza de que algo nuevo nos ayude a salir de ese pozo. Milei lo intuye y por eso no deja de subrayar, como hizo en toda aquella entrevista, la diferencia entre él y “los políticos”, o entre su gobierno y “la política”. Hasta ahora le está yendo bien, si se miran los números de apoyo que mantiene y la fragmentación de la oposición. Evidentemente ha dado en el clavo con su discurso, mientras hace “el ajuste más grande de la historia de la humanidad”, algo que dice hasta con orgullo. La base de su llegada a la presidencia y de su sostén colectivo es la decadencia argentina de las últimas décadas.

EL ELEMENTO ORDENADOR. La noticia económica más importante de esta semana XXS fue que el sector público nacional tuvo un superávit primario de 0,4% del PBI en los primeros cinco meses del año. Esto significa que, sumando los gastos y los pagos de intereses de deuda, estuvimos en azul. En Argentina, eso es tan inédito que no sucedía desde el año 2008 (hace 16 años), y adquiere más relevancia en un gobierno que lleva sólo seis meses en el poder. Me juego a decir que es la noticia más importante de la semana (por encima de las volatilidades de los mercados), porque esa cifra tiene un marcado efecto político: el superávit no sólo es el leit motiv del gobierno de Milei, sino su tabla de salvación. Para un gobierno con tanta debilidad en tantos frentes, el superávit es el elemento ordenador. Y el día que Milei se salga de él (lo cual no parece que fuera a suceder) su gobierno podría entrar en serios problemas.

¿DÓNDE TENGO QUE FIRMAR?

-Hace mucho que no hablamos, amigo.

-Tal cual.

-¿Cómo ve la cosa?

-Complicada para opinar. Se empiezan a repetir los temas.

-Pero en la Argentina siempre hay temas.

-Sí, pero son más o menos los mismos: el estilo de Milei, la oposición desorientada, la inflación, la recesión, los mercados. Y los pronósticos pesimistas, siempre.

-Es que está mal la cosa. Algunos dicen que estamos peor que en el 2002.

-No repita pavadas, hombre.

-¿Está seguro?

-En el 2002, a esta altura, estaba renunciando Remes Lenicov porque no soportaba la presión social por el ajuste. Compárelo con Toto Caputo ahora. Los bancos se habían quedado con los depósitos y no sabíamos cómo cumplir los contratos que se habían roto con la devaluación. Teníamos 14 seudo monedas y la de Mendoza se llamaba Petrom, ¿se acuerda? A mí me pagaban parte del sueldo con eso. Había piquetes por todas partes, que entonces eran una novedad. Y la política estaba tan fragmentada que al año siguiente tuvimos cinco candidatos a presidente con posibilidades.

-No me acordaba de todo eso.

-Tómese una pastillita para la memoria, entonces, y no repita las cosas como un loro. Y le digo más: si en aquel momento, a los seis meses de gobierno, alguien hubiera dicho que a finales del año siguiente íbamos a crecer a las tasas que lo hicimos, lo hubieran internado.

-Pero eso no se va a repetir.

-¿Y cómo lo sabe? Aquella vez, tampoco nadie lo sabía.

-¡Pero el Banco Mundial acaba de decir que este año la economía va a caer el 3,5%!

-¿Y no leyó la segunda parte del informe?

-¿Qué segunda parte?

-La que dice que el año que viene la economía va a rebotar el 5%.

-Pero el título sólo decía lo de este año.

-Tenga cuidado con los títulos y acostúmbrese a sacar sus propias conclusiones. Este año vamos a caer fuerte, pero ya hemos pasado lo peor del ajuste. Queda, básicamente, alinear tarifas. Pero imagínese si el año que viene crecemos el 5%. O mejor dicho, imagínese cómo puede cambiar el estado de ánimo general si crecemos el 5%, porque en economía todo se basa en expectativas.

-¿Pero estará bien hecho ese pronóstico del Banco Mundial?

-No tengo idea, pero se lo digo de una: si alguien me dice que eso va a ser así, con caída del 3,5% este año pero rebote del 5% el año que viene, dígame dónde tengo que firmar. Y lo firmo ya.

AFINANDO EL LÁPIZ EN MENDOZA (CAPÍTULO…)

-¿Y en Mendoza cómo venimos?

-Pasando el lápiz lo más finito posible sobre las cuentas públicas.

-Hace rato vienen con eso.

-Y todavía queda bastante más. ¿Vio las dos nuevas de esta semana?

-Cuente.

-Desde el 1 de julio, el gobierno no les va a mandar más fondos al IDC y al IDR. Ya se los comunicó esta semana Rodolfo Vargas Arizu.

-¿Qué son el IDC y el IDR?

– Instituto de Desarrollo Comercial e Instituto de Desarrollo Rural. El gobierno era uno de los socios fundadores, pero con el tiempo terminó siendo el principal aportante de fondos.

-¿Y por qué va a cortar el financiamiento?

-Porque, según el gobierno, más del 90% de los fondos son para el pago de salarios. Así que los $ 1.600 millones de aportes que hace allí, ahora van a reforzar créditos para la producción.

-¿Y en qué más va afinando el lápiz?

-Los accidentes de los conductores alcoholizados.

-¿Pero cómo va a cortar gastos ahí?

-Cuando alguien tenga un accidente bajo los efectos del alcohol, y se compruebe que fue en esa condición, va a tener que pagar todos los gastos que le genere al sistema de salud pública.

-¿Pero eso se puede hacer?

-Ya es ley, amigo. Fue un proyecto que mandó el Ejecutivo y esta semana tuvo sanción final en Diputados.

-Habrá que controlarse.

-Y le apuesto que se van a cruzar menos perros por las rutas…

“X” DE LA SEMANA. Usuario @econ_climb: “Somos pobres para pagar los servicios como en otros lados pero no para pagar la ropa y calzado tres veces más”.

Y UN VINO, POR SUPUESTO. Desde hace un tiempo, la bodega Antigal se viene moviendo de forma muy promisoria. Esta semana presentó el Antigal UNO Corte Único 2023, un blend de Malbec, Cabernet Franc, Merlot y Syrah, elaborado por un equipo que encabeza la enóloga Miriam Gómez con el asesoramiento de Alberto Antonini. Las uvas provienen de sus fincas Doña Ángeles y La Dolores, ubicadas en el Valle de Uco, y el resultado es un vino con estructura pero con jugosidad, que se hace fácil de beber y convoca tranquilamente a la siguiente copa. El Corte Único se presentó en un almuerzo en Antigal Restó, una propuesta gastronómica notable por su creatividad y la combinación de ingredientes a cargo del chef Lucian Ricco, y combinó muy bien con muchos de los platos de la carta, entre ellos el Magret de pato pekinés confitado, membrillo pickle, hinojo asado y puré de maní que tuve la suerte de elegir como principal. Entre tanto dinamismo enológico y gastronómico, Antigal se va posicionando como una seria opción en su bodega de Russell, Maipú.

Escribe un comentarios