Sin categoría

El costo del transporte de cargas ya superó a la inflación

El transporte de cargas pierde competitividad en un contexto en el que el aumento de los fletes ya superó el índice de inflación oficial. La mayor parte del impacto en el sector se dio por los sucesivos incrementos en el precio de los combustibles. Según el Departamento de Estudios Económicos y Costos de la Federación Argentina de Entidades Empresarias de Autotransporte de Cargas (FADEEAC), en agosto el aumento acumulado de los costos habrá aumentado casi 39% en los últimos 12 meses, mientras que el alza de los combustibles ya superará el 53%, incluídos los dos incrementos del gasoil en el octavo mes de 2018.

Bajo el título «Descalabro, incertidumbre y angustia», la FADEEAC recuerda que a comienzos de agosto «había anticipado la generalizada aceleración inflacionaria con un fuerte incremento de 7,2% en julio, el registro mensual más alto en más de dos años y que implicó, al mismo tiempo, un aumento mayor al 24% en el transcurso del año (enero-julio de 2018), y de casi 36% en los últimos 12 meses».

Los transportistas argumentan que «el ajuste sin límite del combustible no solamente incide ampliamente en los costos del flete, sino que también exhibe un impacto sobre la dinámica de precios mayoristas y, como consecuencia, sobre la inflación en términos generales. Estos precios y su esquema desregulación-alineamiento con los precios internacionales que rige en el mercado de hidrocarburos desde el 1 de octubre de 2017, dejan al transporte en una situación cada vez más comprometida, al igual que el resto de la economía», afirman.

Cabe recordar que los combustibles líquidos sufrieron nueve incrementos en lo que va del año, dos de ellos en el mismo mes. Tomando como referencia los valores minoristas de las pizarras de las estaciones de servicio de YPF en la Ciudad de Buenos Aires, el 1º de enero el litro de Diesel 500 costaba $ 19,99 y el de Infinia Diesel (la versión premium) $ 23,18; hoy esos valores treparon a los $ 25,94 y $ 31,19, lo que representa aumentos del 29,8% y 34,5% respectivamente. Si la comparación es interanual, las diferencias trepan a 49,8% para el gasoil común, y de 56,6% para el especial.

Así como en ocasiones se escucha en boca del Presidente Mauricio Macri que «el campo es el motor de la economía argentina», hay que recordar que el gasoil es el combustible del campo y cada uno de los ajustes en el precio del gasoil impacta de manera directa sobre los costos operativos del sector agroindustrial. Y el transporte de cargas es uno de sus principales actores. En ese sentido, el reclamo de los empresarios de hidrocarburos que señalan que hasta fin de año faltan aplicar ajustes en las pizarras del orden del 15%, producto de la suba de la cotización del dólar que ya superó los $ 31.

Sobre este punto, la entidad recuerda que «en el transcurso de 2018, se sucedieron cuatro fuertes devaluaciones (marzo, con un tipo de cambio a $ 20,50; mayo a $ 25,50; julio a $ 28,50; y agosto a $ 30,50) que denotan una marcada depreciación, incertidumbre cambiaria y posterior traslado a precios internos».

Al respecto, el Secretario de Relaciones Institucionales de la FADEEAC, Juan Aguilar, manifestó que «el volumen de carga transportada está muy bajo por efecto de la sequía, y el alza de precios constantes nos pone en una situación muy vulnerable para la sustentabilidad de nuestras empresas».

Las provincias de Córdoba y Misiones aprobaron, en los últimos días, la regulación que permite circular por las rutas nacionales de esas jurisdicciones a los camiones de entre 22,40 y 25,50 metros de largo. Se trata de las unidades tractoras con dos semirremolques biarticulados, más conocidos como «bitrenes», cuya autorización para su uso se concretó con la publicación en el Boletín Oficial del Decreto 32 de enero de 2018.

Por disposición del Ministerio de Transporte, esas unidades pueden circular por un corredor de unos 15.000 km habilitados por Vialidad Nacional, que se irán ampliando a medida que se completen las obras de Plan Vial Federal. Cabe recordar que hasta la actualización de las normativas, podían circular camiones con acoplado de hasta 18,5 metros y con cargas de hasta 45 toneladas. En algunos casos algunos también se autorizaba a vehículos con 20,5 metros de extensión y con un límite similar al anterior; aunque desde principios de año esa cifra se extendió hasta las 60 toneladas.

Para los bitrenes, el adicional de carga neta que puede transportar respecto de un vehículo convencional oscila entre 40 y 75%, con un tope de carga de 75 tn. Según fuentes del sector, el uso de las nuevos modelos generará un ahorro de costos logísticos del orden de los USD 200 millones para el año que viene, y de unos USD 1.600 millones para 2030. Es decir, que la reducción de costos para el sector rondaría los 25 a 35 puntos porcentuales.

En este sentido, Aguilar volvió a reclamar «a las autoridades de Santa Fe para que adhieran al sistema nacional porque es la provincia con mayor patentamiento de camiones en la Argentina», cercano al 12% según el dirigente de FADEEAC.

«Que esta provincia no haya adherido genera un grave perjuicio a las empresas de transporte que se encuentran en condiciones de realizar inversiones para ser mucho más competitivas a la hora de transportar cargas. Una mayor cantidad de toneladas por camión nos permitiría generar eficiencia y competitividad». -> 234793

Autor

Los comentarios están cerrados