Especial Salud, Estética y Bienestar: Ethicus, un laboratorio mendocino de dermocosmética con más de 35 años de experiencia

La empresa es responsable de la reconocida marca Urecrem, entre otras. Recientemente lanzó Inkplay, una línea destinada a las pieles tatudas.

0

Laboratorio Ethicus es el primer laboratorio dermatológico de la provincia de Mendoza, que se destaca por sus productos promocionados a médicos y por competir en el mercado farmacéutico a la par de laboratorios nacionales e internacionales. Entre sus marcas se destacan Urecrem, Hol, Koal, Dha e Inkplay, destinados al cuidado de la piel y de calidad dermatológica.

“Muchos mendocinos desconocen que este laboratorio posee su planta en Mendoza. Nuestra directora técnica es la farmacéutica Marina Mora, de 27 años, recibida en la Universidad Juan Agustín Maza”, explica Enrique Samsó, fundador de la empresa. Ethicus está habilitado por la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) y elabora sus productos cumpliendo normas GMP (buenas prácticas de manufacturas).

Como muchas empresas familiares, Ethicus comenzó su actividad en el año 1983 con un capital mínimo y en una superficie elaboradora de 20 metros cuadrados. Luego el espacio se expandió a 90 m2, y actualmente cuenta con una planta de 350 m2 en el departamento de Godoy Cruz. La maquinaria utilizada para el proceso productivo es de origen nacional y recientemente, con auspicio de la municipalidad de Godoy Cruz, se instalaron paneles solares a efectos de la generación de energía eléctrica propia.

“El mercado apareció por la experiencia que tenía, ya que fui visitador médico. Todo eso me llevó a tener vínculos con los galenos y así pude ubicar mis productos. El mercado que manejo es el farmacéutico. Son productos dermatocosméticos que vendemos como si fueran un producto medicinal. El médico lo receta como un producto medicinal y el paciente lo compra en la farmacia”, comenta Samsó sobre sus inicios.

“Nuestro gran diferencial es que nuestros productos son de altísima calidad y están dermatológicamente testeados, pero se comercializan a precios sumamente económicos, sobre todo a comparación de las marcas con las que competimos, que a nivel internacional son La Roche Posay, Eucerin, Galderma y Pierre Fabre, y a nivel nacional Bagó y Andrómaco”, destaca Samsó. Además explica: “Cada producto que es liberado a la venta es sometido a estrictos controles de calidad en todo el proceso productivo. Para ello contamos con un laboratorio propio de control de calidad, tanto físico-químico como microbiológico”.

Otra característica que resaltan desde el laboratorio es que sus productos no tienen perfumes ni colorantes, para evitar cualquier problema de tipo alérgico. Además su pH es ligeramente ácido, para imitar el pH de la piel y potenciar sus efectos. También es importante destacar que todos los productos poseen certificado del INTI como libres de gluten, lo que hace que sean aptos para uso por personas con celiaquía.

La marca hoy cuenta con cremas, geles y emulsiones diferenciadas para cada tipo de piel y están elaboradas con distintos ingredientes, así como jabones líquidos, shampúes y cremas de enjuague dermoprotectores y para control de seborrea, desodorante bucal antibacterias, y cremas autobronceantes. Además, una de las últimas novedades de la empresa es el lanzamiento de su línea Inkplay, una línea dermatológica desarrollada para el cuidado de las pieles tatuadas que es utilizada por tatuadores profesionales.

Además de los productos que comercializan bajo sus líneas propias, desde Ethicus han desarrollado una línea con temática de vino, oliva y chocolate para Park Hyatt Mendoza, hotel con el que trabajan desde su desembarco en la provincia.