Gastronomía: cómo manejar la gastronomía en tiempos de crisis

Una reflexión sobre qué hacer ante las amenazas externas y las internas. Porque el problema no siempre está afuera.

0
Portrait of exhausted young waitress suffering from terrible headache and sitting at table with closed eyes, interior of fashionable cafe on background

Por Alicia Sisteró

Instagram: @aliciasistero

Si bien en nuestro país “crisis” ya es parte del lenguaje diario, sigue siendo complicado decidir qué hacer. Habitualmente hablamos de crisis refiriéndonos a lo que sucede en el contexto económico general, lo que pasa “afuera” pero impacta “adentro”. La inflación e inestabilidad suelen ser mortales para un restaurante.

Predecir el momento en que ocurrirá, cómo prepararnos, cómo actuar ante su llegada y cómo convertirla en una oportunidad, son puntos que deberían ser analizados con antelación, tiempo y profesionalismo. Mirando el pasado, casi podemos asegurar que habrá situaciones extremas para resolver y nos llevarán a implementar cambios

Y entonces surge la pregunta más importante: ¿por dónde empezar? La verdadera crisis  es interna, y tiene que ver con la falta de respuesta a esta pregunta, y  con la incompetencia de cada restauranteur para gestionar soluciones. Es habitual tener la sensación de que las cosas han cambiado, y decimos que “antes era diferente”. Todo cambia,  y cada vez más rápidamente. Es parte del desafío de un empresario o emprendedor gastronómico ajustarse a ese cambio. No siempre las soluciones serán las mismas, dependerá del contexto y de cómo nos adaptemos como organización para poder llegar a un buen puerto.

El camino a seguir

Tiene que ver con anticiparnos, informarnos, hacer hipótesis y proponer soluciones alternativas para prepararnos lo mejor posible para lo que viene. Estar dispuestos a cambiar. Y si no sabemos por dónde empezar, entonces tenemos la obligación de pedir ayuda y contratar asesoramiento profesional para lograr que el restaurante sobreviva. Un buen plan de marketing creado o adaptado al nuevo contexto sería una buena manera de empezar.