Sin categoría

Heladeros rosarinos se “pintan la cara” contra Grido

La estrategia de expansión de Grido pasa por la adjudicación de franquicias distribuidas en todo el país y por tener el precio del helado más bajo del mercado. Justamente, esta semana cerrará su local número 14 en la ciudad de Rosario -con casi 700 locales entre Argentina y Chile-, tras sólo dos meses de servir su primer helado en la ciudad. Su principal arma de combate es el precio: por sólo $ 19 se puede comprar un kilo de helado, casi la mitad de lo que cobran las principales marcas locales.

Ese fuerte avance en la ciudad repercutió principalmente en las heladerías pequeñas, que ante una gran porción de clientes perdidos, pusieron a Grido bajo la lupa y desde la cámara denunciaron diferentes irregularidades en la mayoría de los locales Grido. Según le dijo a punto biz el presidente de Cicha, Oscar Osman, éstos no cumplen con algunas de las normas establecidas en las ordenanzas municipales.

Las acusaciones tienen su génesis en los clientes y en la competencia, ya que señalaron que algunos locales carecen de habilitación para utilizar sillas y mesas en la vía pública, y que tampoco cumplen con la cantidad de baños necesarios en relación al número de clientes. Por el contrario, el ejecutivo de cuentas de Grido Rosario, Lucas Luchesi, dice estar con todo al pie de la letra, y en contacto con punto biz agregó un poco de pimienta: “Quizás las inspecciones que percibimos son demasiadas en relación a las que le pueden hacer en otras heladerías”.

A Luchesi no deja de despertarle suspicacias lo demasiado quisquilloso que es el seguimiento que se le está haciendo a los locales de Rosario, y que la cosa más que nada pasa por el gran impacto que tuvo Grido en el consumo de helado. ‘Somos una empresa que crece en todo el país, ahora apostamos a más franquicias, y a un centro de distribución regional, para posicionarnos como líderes en la ciudad’, comentó Luchesi.

Por el otro bando, Cicha insiste en que los locales “se encuadren en el marco legal que todas las heladerías rosarinas se encuentran”. La Cámara que nuclea a las heladerías ya hizo llegar sus quejas a la Municipalidad y a varios concejales. Incluso, el presidente de la entidad admitió a punto biz que fueron a Córdoba a sugerirle que no haya guerra de precios. En cuanto al precio del kilo de helado, Luchesi, aclaró a punto biz que es una decisión que corresponde a una línea política de la empresa sobre todo el territorio argentino, por lo que “no pueden regular ese aspecto”.

El mensaje de los heladeros se resume en una frase: “Nosotros no tenemos problema que se acoplen al mercado rosarino, o que tengan el helado más barato, porque ahí más que sugerir no podemos, pero si lo hacen que lo hagan en regla”. Estas palabras resonaron fuerte en una reunión llevada a cabo en el mes de noviembre, semanas antes de que el gigante cordobés desembarcara en Rosario, entre las autoridades de Cicha y las de Grido.

Fuente: Punto Biz

Escribe un comentarios