Empresas y Negocios

Impulsarán los plazos fijos ajustables para contrarrestar la baja de tasas: ¿cómo funcionarán?

El Banco Central (BCRA) habilitará esta semana una nueva opción de inversión en pesos: permitirá a los bancos captar plazos fijos (PF) ajustables por la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) precancelables desde los 30 días, para igualarlo -en lo relativo al lapso mínimo de colocación- al plazo fijo tradicional, el más usado por los ahorristas.

Además, les pidió que rehabiliten la posibilidad de que sus clientes puedan participar de las subastas de Letras del Tesoro a tasa variable que realiza el Ministerio de Economía para refinanciar la mayor parte posible de la deuda local en pesos que le vence. Dicha posibilidad había quedado vedada tras el reperfilamiento compulsivo de Letes, Lecap y el resto de la familia de títulos de corto plazo emitidos por la administración Macri en la plaza local.

En realidad, la opción de constituir un PF indexado ya existe, pero sólo a un plazo mínimo de 90 días, algo que, dada la fuerte incertidumbre en la que se hundió la economía desde hace largos meses, desalienta a muchos ahorristas a considerarlo a la hora de inmovilizar fondos.

No en vano mientras hay 1.287.035 millones de pesos de privados depositados a plazo fijo tradicional, sólo hay 25.610 millones de pesos colocados en plazos fijos UVA, es decir, 50 veces menos dinero invertido en la segunda alternativa.

La decisión busca ampliar el menú de opciones de inversión en pesos incorporando un instrumento que, ante el fuerte ajuste a la baja que tuvieron las tasas pasivas en las últimas semanas, hundiéndose en terreno negativo en términos reales (los bancos pagan en promedio 36,6% anual por un PF minorista), al menos disminuye la posibilidad de que se licúen los ahorros.

Después de todo, se trata de un indexador que se actualiza a diario a partir del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), que replica con mínimo rezago la inflación minorista, lo que asegura un mejor resguardo del poder adquisitivo de los pesos así invertidos.

Por caso, al cabo de 2018 el IPC aumentó 47,6%, mientras que la UVA en el mismo lapso subió 46,9%.

Al ajuste por indexación los bancos pueden sumar una tasa adicional. Según el Régimen de Transparencia del BCRA, los bancos que suman un interés al ajuste por inflación (algunos grandes privados lo evitan) ofrecen hoy tasas que van de l,5 al 4% anual .

Fuente: La Nación


Autor

Escribir un comentario