Sin categoría

Inmobiliarios pronostican subas del 20 % en los precios

Los precios aumentan de manera generalizada en todos los rubros, y esto impacta de lleno en el mercado inmobiliario. De hecho, la suba de los materiales y la mano de obra generan el mismo efecto en los inmuebles, ya que las empresas trasladan los porcentajes de escalada a los emprendimientos para no perder rentabilidad. Este año, los precios en el mercado inmobiliario terminarán un 20 % arriba, según los empresarios. ¿Las razones? La suba de los precios de materiales de construcción y de la mano de obra, por un lado, y la falta de políticas que contengan el metro cuadrado, dicen.

En el real estate, los efectos de la inflación no se ven tan rápido como en los productos de consumo masivo. “Los aumentos se van ajustando gradualmente, el mercado inmobiliario no tracciona de la misma manera”, explica Sergio Villela, uno de los referentes del mercado inmobiliario cordobés. A raíz del aumento de los componentes de la construcción, el empresario percibe subas del 3 al 5 por ciento en la lista de precios. “Hubo un momento en el que a las subas las llevaba la demanda, pero este no es el caso”, agrega.

El año pasado, donde también hubo subas de precios, la inflación no afectó tan directamente porque el mercado pudo absorber esas subas, según explica Mario Toledo, de la inmobiliaria homónima. No obstante, este año parece que la historia es otra.

Qué pasa en Rosario y Buenos Aires

En otras provincias el panorama es similar. De hecho, Néstor Kreimer, de la desarrollista Kuántica de Buenos Aires, plantea que con el piso de inflación que pronostican algunos economistas, “la presión se sentirá a partir de lo que acuerde la UOCRA como pauta salarial”. Esto, según el empresario, “traccionará hacia la suba al resto de los componentes del costo de construir, lo que inevitablemente deberá trasladarse a precios”. Kreimer calcula que 2010 cerrará con un aumento anual de entre el 25 y el 27 %. Pero la construcción, dice, “no tiene el margen para absorber” aumentos de esta calidad. “Solo la creatividad y flexibilidad de propuestas por el lado del desarrollador hará que se sostenga cierto nivel de actividad para este año”, advierte.

En Rosario, otro importante polo inmobiliario de Argentina, los empresarios indican que el año pasado, en líneas generales, las propiedades convalidaron el aumento de precios. No obstante, este año la variable inflacionaria pisa más fuerte a la hora de tomar decisiones. Pablo Lisfitz, de la desarrollista MOR, estima subas en términos similares a los de Kreimer. “Las razones están en que la situación del mercado inmobiliario no está exenta de lo que pasa a nivel país, en el incremento de precios en todos los rubros. De hecho, los ajustes de mano de obra son presionados por la inflación también”, señala.

FUENTE: elinmobiliario.com

Escribe un comentarios