ECONOMÍA Empresas y Negocios

Inversiones: 2022 vs. la proyección para 2023 y las alternativas para tener en cuenta

Desde la consultora Focus Market realizaron un informe detallado comparando la rentabilidad de diferentes alternativas para invertir y cómo se movieron durante el año pasado.

Ahorrar implica que en un plazo determinado la diferencia entre ingresos y egresos queda refugiado e inmóvil hacia el futuro. Invertir es renunciar al consumo actual para obtener un beneficio futuro. Eso puede ser asegurando una renta fija o ir más allá hacia una renta variable con el beneficio de obtener mayor rendimiento y el riesgo de perder su valor en el tiempo.

En 2022 los argentinos que optaron por el clásico ahorro en la divisa norteamericana obtuvieron un rendimiento promedio del 60%, por debajo de la inflación del período. El dólar oficial rindió 67%, el dólar libre 65%, y los financieros, como el MEP y CCL, 64,67% y 64,82%, respectivamente.

Si analizamos otras alternativas dolarizadas, como el oro, veremos que obtuvo 0,32%; el BTC (Bitcoin), -64%; y el plazo fijo logró un 75%, por lo que se observa que este último fue el que mejor rindió entre estos activos financieros. Si tenemos en cuenta una inflación de 98%, ninguna de estas actuales inversiones en el 2022 pudo hacerle frente a la inflación.

Ad

Avancemos en el camino hacía los activos financieros más sofisticados. Entre el abanico de opciones se encuentran Cedears (certificados de depósitos argentinos, que permiten operar localmente en grandes compañías internacionales), Acciones argentinas que cotizan en el mercado de capitales, Bonos (promesa de pago por el cual el Estado se compromete a devolver capital e interés) e Índices bursátiles (formados por valores o acciones que tienen rendimientos de acuerdo con un mercado especifico).

Si un argentino invirtió en activos como un Bono del Estado Argentino ya sea un TV23 (Bono con vencimiento en abril 2023) o un GD30 (Titulo publico con vencimiento en julio 2030), veremos que estos tuvieron un rendimiento anual de un 62% y 36% respectivamente.

Si evaluamos índices americanos como Nasdaq con rendimientos de 7% y S&P500 con 26%. Con Cedears como Google se obtuvo un -95%, Tesla -83% y Coca Cola con 74%. Todos estos últimos activos estuvieron por debajo de la evolución de la inflación, estos no lograron generar valores reales positivos.

Si vamos hacía el panel de acciones energéticas o financieras, vemos que la situación mejora, es decir, con GGAL (acción del Banco Galicia) se obtuvo 66%, SUPV (acción Banco Supervielle) se obtuvo 87%. En el caso de acciones como Pampa Energía vemos que tuvo un rendimiento de un 172% y Ternium con 78%; y si vemos al Merval (índice bursátil representativo de la Bolsa Argentina) con 128% son uno de los mejores instrumentos con rendimiento reales positivos.

El mercado local tuvo el mejor performance acumulado del año con mejores resultados (empujado mayormente para el sector energético) si lo comparamos con los rendimientos. La inflación es un gran problema para el gasto por que destruye el poder adquisitivo, es una desilusión para el ahorro por que deteriora su valor en el tiempo, es un desincentivo a la inversión por que destruye la acumulación de capital y agregado de valor genuino en la economía en el tiempo.

Con proyecciones de crecimiento nulo o tibio de la economía para 2023 quizás esta tendencia positiva de las acciones en el mercado local no sea sostenible. A su vez, en año eleccionario prima la búsqueda de renta fija, dolarización de carteras y búsqueda selectiva de instrumentos de corto plazo que sean resguardo frente a la inflación.

Fuente: Punto a Punto Córdoba

Escribir un comentario