Sin categoría

Las concesionarias responden: “Es una barbaridad decir que encanutamos autos”

(DyN) – El secretario general de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA), Rubén Beato, negó que el sector «encanute» vehículos, como denunció la presidenta Cristina Fernández, y remarcó que «el negocio» de esas firmas «está en la rotación de autos».
Lo que dijo la Presidenta «fue una gran sorpresa», planteó Beato. En declaraciones a radio América, el dirigente de ACARA expresó que «el negocio de las concesionarias está en la rotación de autos, porque tenemos altos costos fijos que hay que solventar, como para darnos el lujo de rechazar operaciones”.
“Tenemos una mercadería que no se puede apilar, porque cambia el año y cambia el modelo. Es una barbaridad, (la Presidenta) se equivocó, o a lo mejor tendrá una información distinta», remarcó.
En la víspera, al hablar ante el Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, la jefa de Estado aseguró que «los industriales están con capacidad instalada para poder producir más de lo que realmente se está produciendo. Si los trabajadores tienen un mayor poder adquisitivo y hay capacidad instalada para producir, bueno, me parece que la sinergia es buena y ayuda».
«Y si a eso le sumamos políticas públicas como las que hemos lanzado, Progresar, Procrear, Procreauto, pero necesitamos que las empresas larguen los autos que tienen ‘stockeados’, pero hay otro término ‘encanutados’. ‘Stockeados’ se dice en la economía, yo digo los tienen ‘encanutados’ muchachos, dejen de quejarse que no tienen importación…», abundó.
Según Beato, «el plan Procreauto funciona muy bien, hay un montón de gente, pero indudablemente hay un montón de modelos que están faltando, pero es porque la industria no los produce, no es porque no lo estamos vendiendo».
«Cuando preguntamos a las fábricas por qué nos entregan menos autos, ellos aducen que el Banco Central no les entrega las divisas para importar autopartes. Debería haber una negociación entre el Gobierno con los fabricantes, pero nosotros lo que queremos es vender», aseguró.
En esa línea, indicó que «el Gobierno quiere cuidar las divisas que tiene, va a tratar de frenar las importaciones, y me pongo a pensar que hay prioridades. La primera, la energía, después, medicamentos y después vendrá la industria automotriz. El tema central es qué pasa con los dólares, y hay que dejárselo al Gobierno para que pueda tomar una decisión sin presiones sectoriales».
El sector, destacó el dirigente, «colabora. No hay despidos, entre todas las concesionarias hacemos un esfuerzo» en ese sentido, aunque luego admitió que «en el año se perdieron 300 puestos» de trabajo en las concesionarias.

Escribe un comentarios