Empresas y Negocios Vinos

Lo nuevo de Trivento: una nueva cosecha de su vino ícono Eolo proveniente de viñedos de 1912

Ad

Bodega Trivento presentó recientemente la cosecha 2018 de su vino ícono, Eolo. Se trata de un Malbec que, según destacó su enólogo, tiene en su origen uno de los grandes atributos. 

Su valor diferencial es el viñedo de 4 hectáreas plantado en 1912 en Luján de Cuyo, ubicado en un terreno elevado sobre la vera norte del río Mendoza a 983 metros de altitud. Monitoreadas minuciosamente las distintas parcelas del viñedo que fueron segmentadas por la composición del suelo. Luego cada microparcela muestra su particular expresión en el vino, «matices de una misma esencia».

Para Germán Di Césare, chief winemaker de Trivento, «Eolo tiene las ventajas únicas de su suelo y su viñedo centenario, lo que nos exige tener una delicadeza muy especial. Con el paso de los años profundizamos en la interpretación de este terruño que se ve plasmado en su identidad».

Detalles de la cosecha 2018

La recolección de los racimos se realizó de manera manual y en etapas, en función de esta micro parcelación del viñedo. Al llegar a la bodega se seleccionan manualmente los pequeños racimos de Malbec y luego los granos, para una molienda suave con rodillos y así comenzar su lenta transformación. 

El vino registró un paso de 16 meses de crianza, 50% de la mezcla en barricas de roble francés nuevas y de primer uso de tostado medio; el otro 50% de la mezcla en fudre de segundo uso. Luego, pasó 12 meses de estiba en botella antes de ser liberado, con un potencial de guarda de 15 años.

Según el enólogo, los perfiles franco-arcillosos entremezclados con calcáreos expresan su identidad en este vino, que expresa notas frutales de cerezas y frambuesas, sutilmente combinadas con aromas de chocolate amargo. En boca es un Malbec de gran estructura, textura sedosa e intrépida fluidez que regalan un largo y elegante final.

Fuente: iProfesional (Vinos & Bodegas).

Ad

Escribir un comentario