Mendoza

Luego de casi 3 años, una aerolínea que operaba en Mendoza confirmó que retomará sus vuelos

Directivos de Andes Líneas Aéreas mantuvieron una reunión con Paola Tamburelli, titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), en la cual, según informó el organismo a través de una publicación en redes sociales, la aerolínea «confirmó la reanudación de sus vuelos a corto plazo». Así lo reveló el portal especializado Aviacionline.

«Ambas partes revisaron el avance del proceso de recertificación de la empresa que está en sus estadios finales», aseguraron desde ANAC.

Andes Líneas Aéreas había suspendido sus operaciones regulares previamente al estallido de la pandemia de COVID-19, en noviembre de 2019, tras no poder soportar el nuevo contexto competitivo desarrollado tras la llegada de las low-cost a la Argentina en 2018 y una importante deuda de la provincia de Chubut.  Paradójicamente fue la misma apertura del mercado aerocomercial la que le había permitido crecer de manera exponencial a partir de 2016, habiendo alcanzado a movilizar casi 2 millones de pasajeros en 2018.

Los reinició algunas semanas después, pero en febrero de 2020 la situación se volvió aún más crítica y quedó en tierra nuevamente.

Restaría conocer más detalles sobre con qué flota reiniciaría sus operaciones y si habrá nuevos inversores detrás o incluso alguna asociación con otras aerolíneas, como se había planteado el año pasado.

Breve historia de Andes

La empresa nació en 2006 como la solución salteña para suplir la falta de vuelos por parte de la entonces agonizante Aerolíneas Argentinas de Marsans (en ese mismo contexto nacieron, año más, año menos, Sol, LATAM Argentina y Aerochaco).

Tuvo un crecimiento lento pero sólido que le permitió terminar su primer año de operaciones con 94 mil pasajeros transportados, y para diciembre de 2011 superar el millón.

Ese año alcanzó el pico de lo que podríamos llamar su primera etapa de expansión, que la llevó a incorporar dos Bombardier CRJ-900 entre 2010 y 2011, y hasta dos Airbus A320 para atender la demanda chartera en la temporada de verano 2011-2012.

Los siguientes tres años su operación se achicó fuertemente, volviendo a operar sólo con sus cuatro MD propios, habiendo tocado un piso de apenas 96 mil pasajeros transportados en 2014. El primer gran golpe fue la erupción el volcán Puyehue, cuyas cenizas inhabilitaron por varios meses al aeropuerto de Bariloche, provocando que Andes no pueda operar charters contratados desde Brasil.

Fueron tiempos muy complejos para la empresa que no estuvieron exentos de medidas de fuerza gremiales y despidos. El salto que pegó el dólar entre 2013 y 2015, y los controles de cambio atentaron contra el negocio chartero, por lo que el tráfico internacional también alcanzó mínimos históricos para Andes.

Hacia mediados de 2015 la situación empezó a revertirse gracias al contrato que Andes celebró con Travel Rock para transportar estudiantes de quinto año a Bariloche, el cual le dio un importante respiro, cerrando el año con 176 mil pasajeros.

Con el cambio de gobierno y una mayor apertura del mercado aerocomercial, Andes ingresó en una segunda etapa de expansión que la llevó a incorporar cuatro Boeing 737-800 y sumar nueve destinos entre 2016 y 2017, años en los que movilizó 246 mil y 641 mil pasajeros. El boom del cabotaje, complementado con el de los charter al exterior, hizo que en 2018 alcanzara su pico de 1,02 millones de pasajeros.

El crecimiento parecía no tener límites, hasta que la corrida cambiaria de mediados de ese año pegó de lleno en su capacidad financiera para afrontar los leasings en dólares de los 737-800, lo cual sumado a la llegada de las low-cost, la liberalización del piso tarifario, el alza del petróleo y una economía en crisis, provocó que la empresa reajuste sus operaciones, se desprenda de los Boeing y tenga que despedir personal. Otros dos factores importantes: la pérdida del contrato de Travel Rock en 2019 y una deuda millonaria de la provincia de Chubut.

A partir del último trimestre de 2018 y hasta septiembre de este año, el tráfico de pasajeros se fue derrumbando mes a mes. En septiembre transportaron sólo 19 mil pasajeros, un piso que no se tocaba desde mayo de 2016.

Su red quedó reducida a Buenos Aires, Salta, Bariloche, Comodoro Rivadavia, Puerto Madryn y Mendoza, mientras que su flota operativa antes de la suspensión de sus operaciones a finales de 2019 variaba entre una o dos aeronaves MD-83 y alrededor de 250 empleados que quedaron en un limbo laboral y salarios adeudados.

La última comunicación oficial de Andes sobre un potencial reinicio de sus vuelos había sido en octubre de 2020, anunciando que eso ocurriría el 21 de diciembre, pero nada sucedió.

En febrero de este año surgió el rumor de que Nella Airlines habría estado negociando la adquisición de Andes.

El grupo ya había comprado en julio de 2021 a Albatros, con sede en Venezuela, y en septiembre completó la compra por USD 50 millones de Amaszonas Líneas Aéreas, con sede en Bolivia. Además, en noviembre mostraron interés de revivir la marca LAP, Líneas Aéreas Paraguayas, con dos Boeing 737-800.

Falcon Vision es una de las empresas vinculadas al Public Investment Fund (PIF), el mayor fondo público de inversiones del mundo y que es comandado por Mohammad bin Salman bin Abdulaziz Al Saud, príncipe heredero da Arabia Saudí, viceprimer ministro y actual ministro de Defensa de su país. Según habría comunicado con anterioridad, está prevista una inversión por USD 350 millones de dólares una vez que las autoridades brasileñas finalicen los procesos de autorización.

Escribir un comentario