Más autos de alga gama pagarían Impuestos Internos

0

Una decisión del Gobierno que buscaba que a partir de este mes pagaran impuestos internos cada vez menos autos terminó transformándose en un boomerang: devaluación mediante, en septiembre la alícuota de 20% de impuestos internos para autos de alta gama pasó a gravar una mayor cantidad de modelos, ya que el monto en pesos hoy equivale a alrededor de 40.000 dólares o aun menos (con el cierre de ayer, serían unos US$ 39.200). Hace un mes, el “piso” para el impuesto interno era de US$ 47.000.

“El tema lo va a analizar la secretaría de Hacienda”, señalaron fuentes del ministerio de Producción, la cartera desde la cual el mes pasado se decidió que en septiembre pagarían el impuesto los vehículos que superen el precio al público de 2.290.000 pesos. En aquel momento, antes de las PASO y con un dólar de 45 pesos, representaba un ajuste en pesos (y dólares). Hoy, tras una devaluación de casi 30% de la moneda local frente al dólar, aquel techo volvió a quedar demasiado bajo.

La alícuota del impuesto interno es del 20%, pero por acumulación de otros gravámenes termina aumentando 25% el precio al público, lo cual deja a la mayoría de los modelos alcanzados fuera del mercado.

En la franja que va de los 40.000 a los 47.000 dólares cotiza un único modelo de fabricación nacional, la Toyota SW4 (las pick ups están desgravadas). Entre los importados, la gama es mucho más extensa: entre otros, figuran versiones del Alfa Romeo Giulietta, del Audi A3, una versión del Q2 y una del BMW Serie 1. La otra marca alemana, Mercedes Benz, cotiza en esa franja de precios una versión del Clase A, dos del Clase B y la única versión del CLA disponible, entre otros modelos de la marca de la estrella.

Pero además de las marcas alemanas, sinónimo de los autos “de lujo”, hay otras más identificadas con la cultura “4×4” que también caen: Hyundai Kona, varias versiones del Tucson y del Veloster, así como dos versiones del Kia Sportage. Entre las automotrices con fábrica en el país, muchas todavía no ajustaron sus listas de precios en pesos para varios modelos que importan. “Es algo que seguramente va a ser planteado en la reunión de la asociación”, dijo en off el titular de una de las automotrices de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA).

Del lado de los importadores, salió a plantear su posición Ernesto Cavicchioli, vicepresidente de Hyundai de Argentina. “Lo mejor para todos es que el impuesto interno no exista más”, dijo el empresario, con no poca ironía. “De esa forma se podría seguir pagando la otra montaña de impuestos que se le cobra al mercado”.

Fuente: Clarín

Foto: Coches.net