Newsletter de Mauricio Llaver

Menos mal que estamos en Mendoza / Newsletter de Mauricio Llaver

COPA, Laur, Chachingo, muchas buenas en pocos días / Clases el 21 de febrero: buena decisión, aunque llueva fuego y granizo / Los dólares se siguen yendo / ¡Alberto y Cristina te hacen millonario! / Cosas del alma: Leo Messi, el pibe que se merece todo / Y un vino, por supuesto.
Ad

Ad

5 de diciembre 2021

MENOS MAL QUE ESTAMOS EN MENDOZA. Sólo en la última semana, ocurrieron en Mendoza algunos hechos significativos que vale la pena recordar:

  • COPA Airlines volvió a volar a nuestra provincia en forma directa desde Panamá. Son tres vuelos semanales, con todas sus conexiones, que permiten que lleguen turistas con dólares crocantes y que nosotros podamos reconectarnos con el mundo, aunque ahora no lo podamos pagar en cuotas.
  • La maipucina Laur fue considerada como la aceitera número uno del mundo en un ranking internacional. El ranking se llama EVOO y se elabora a partir de catas a ciegas por jurados internacionales. Es la primera vez que el puesto número 1 queda para una olivícola que no sea europea.
  • Durante dos días (jueves y viernes) se realizó la Chachingo Wine Fair. Hubo más de 60 bodegas y se sumó el Bus Vitivinícola, gran idea desde todo punto de vista. No era la primera vez que se hacía ni es la única feria de vinos, pero había que ver la cantidad de enófilos de todo el país que anunciaban su concurrencia en las redes sociales, y que remarcaban que venían a Mendoza. Estamos construyendo un imaginario de meca vitivinícola que nos muestra como un destino fuera de lo común.

Repito: esto ocurrió sólo en los últimos días. Por suerte nos vamos acostumbrando, pero si miramos el contexto general del país, somos uno de los pocos lugares donde suceden tantas cosas buenas en un espacio tan corto de tiempo.

MENOS MAL QUE ESTAMOS EN MENDOZA II. La Dirección General de Escuelas determinó esta semana que en 2022 las clases comenzarán el 21 de febrero, con un argumento incontestable: es la única manera de garantizar los 180 días de clase anuales que exige la ley. De otra manera los números no cierran, con la profusión de feriados y las vacaciones de invierno. Cuando escuchaba las quejas en la radio después del anuncio -especialmente de padres y docentes- sentía lo difícil que es revertir algunos escenarios de nuestra decadencia. Todos reconocemos que la educación es un desastre y sabemos que hay que recuperar lo perdido en la pandemia, pero para muchos, cualquier esfuerzo mínimo parece el Apocalipsis. Si los chicos no van a la escuela lo suficiente y no se les exige, ¿cómo creen que van a aprender? ¿Por ósmosis? Así que digo: menos mal que estamos en Mendoza, y que las autoridades educativas son capaces de tomar esas decisiones, a pesar de que saben que les va a llover fuego y granizo.

DATA DURA: EL TERMÓMETRO DEL DÓLAR EN EL PAÍS BIMONETARIO. “En noviembre, el BCRA perdió USD 1.267 millones, una cifra que es apenas UDS 600 millones inferior a lo que hay que pagarle al FMI a fin de mes y la tercera parte de lo que esperan que los productores ingresen por la cosecha fina este mes” (Luis Beldi, Infobae). Esta semana, el Banco Central “acumuló un resultado neto negativo de US$ 405 millones. Si se toma como fecha los primeros tres días de diciembre, la cifra es de US$ 200 millones de reservas propias que el BCRA le siguió aportando al mercado (…) Los depósitos del sector privado en moneda extranjera completaron una baja de USD 988 millones en noviembre y cerraron el mes en USD 15.363 millones. La caída representa el 6% del stock de depósitos en dólares en efectivo. Entre el lunes 29 y el martes 30, según datos oficiales, la baja fue de USD 397 millones, en medio de fake news sobre medidas financieras y el impacto negativo de la prohibición de pagar pasajes al exterior en cuotas” (La Nación).

ALBERTO Y CRISTINA TE HACEN MILLONARIO.  Con el dólar naturalizado en 200 pesos, la Argentina registra un fenómeno que en otras circunstancias sería para celebrar: Alberto y Cristina nos han hecho millonarios a casi todos. Cualquiera que tenga 5.000 dólares -en un autito, terreno, ahorros o lo que sea- ya tiene un millón de pesos. Que sigan los éxitos.

COSAS DEL ALMA: VAMOS, LEO… Lionel Messi ganó esta semana su séptimo Balón de Oro de la revista France Football y despertó una polémica internacional. Porque no ha sido uno de sus años más brillantes: solamente ganó la Copa América con la Selección Argentina, la Copa del Rey en España, fue el goleador (“pichichi”) de la Liga Española y la Torre Eiffel se iluminó en su honor. Para Leo, eso es un año flojito. Lo notable es que la polémica se dio especialmente en Europa y ya no en la Argentina, con lo cual se ha revertido una conducta: el único lugar donde se lo cuestionaba era en su propio país (el milagro de la Copa América ha cerrado esa grieta). Messi debutó en el Barcelona en 2004 y desde entonces ha hecho 756 goles (80 con la Selección) y ha brindado 318 asistencias de gol. Estuvo en la ceremonia de París con su esposa e hijos, en su agradecimiento reconoció los méritos de su principal rival (Robert Lewandowski) y se comportó con la sencillez y humildad de siempre. Lleva 15 años arrasando en el fútbol mundial y ya tiene 34 años de edad, pero es tan fresco, sano y transparente que todavía lo vemos como el chico que sólo quiere divertirse jugando a la pelota. Gracias a su vigencia, es un ídolo que muchos compartimos con nuestros hijos. Ese pibe eterno se merece ganar todos los premios del mundo, con polémica o sin polémica.

Y UN VINO, POR SUPUESTO. Un vino suele ser un momento, una botella, un recuerdo. Al igual que con algunos libros, tiene un impacto en un momento que después, por alguna razón, no se repite. Pero cuando ese vino impacta fuerte dos veces, en circunstancias diferentes, ya no es casualidad: es un vinazo. Me acaba de pasar con el Piattelli Vineyards Limited Edition Merlot 2018, que recomendé aquí mismo hace no mucho tiempo. Esta vez fue en un almuerzo de los buenos, distendidos, con mi amigo Andrés Gabrielli y el gerente de Piattelli, Marcelo Farmache, y su enóloga Valeria Antolín, entre otros. No es fácil hacer buenos Merlot en la Argentina, quizás porque todavía no hay un mercado maduro para ese varietal. Pero este ejemplar, con uvas de Chacayes, puede ser una gran puerta de entrada para muchos. Con Merlot se producen algunos de los vinos franceses más legendarios (Chateau Petrus), y una famosa película de Hollywood (“Entre copas”) le hizo mucho daño con una movida publicitaria de los productores de Pinot Noir (“I’m not drinking any fucking Merlot!”, gritaba Paul Giamatti en una famosa escena). Pero es una uva extraordinaria, con la cual se hacen vinos seductores como este Limited Edition. No intentar abordarlo podría privar de muchos placeres.

Ad

Escribir un comentario