Sin categoría

Mercado aerocomercial: no todo lo que brilla es oro

En los últimos años (en el 2009 en particular) fueron varios los proyectos aerocomerciales que dieron a conocer los medios de comunicación. Y aunque algunos de ellos gozan de buena salud, otros reflejan con contundencia las pérdidas que sufren las empresas, que en algunos casos las obliga a dejar de operar. Un caso lo presentó la semana pasada el sitio especializado Código Aéreo.

Allí, se informó que desde que AeroChaco inauguró los vuelos desde el aeropuerto de Sáenz Peña a Resistencia, 80 pasajeros hicieron uso de los servicios en los 23 viajes que se concretaron entre el 12 de enero y 24 de septiembre del 2009. “Sólo el vuelo inaugural-lleno de invitados- fue el único que tuvo pasaje completo. Según datos oficiales, un promedio de 2,65 pasajeros por vuelo arrojan los informes de AeroChaco, teniendo como referencia sólo a quienes abonaron por la utilización del servicio en Sáenz Peña”, señaló el sitio.

En la nota se agrega que diez de esos viajes “se realizaron sin pasajeros y en un viaje partió uno solo desde esta ciudad. Otra de las curiosidades es que en julio se realizaron 3 vuelos y ninguno tuvo pasajes, y que en febrero y marzo no se registraron viajes por problema con las aves cercanas a la pista local”.

Luego, agrega que “enero y mayo fueron los meses en los que más viajes se realizaron, con cinco vuelos desde el aeropuerto saenzpeñense. En el primer mes del año viajaron 28 personas, y en el restante fueron 11. Lo sigue con cuatro viajes el mes de septiembre, aunque tres de ellos fueron sin pasajeros y el restante llevó 7 personas. En abril hubo tres vuelos en los que se trasladaron 20 personas, y la misma cantidad de viajes se produjo en julio, pero sin pasajeros. La grilla se completa con dos vuelos en agosto con 10 pasajeros, y 1 vuelo en junio con 4 personas”.

Cuando AeroChaco decidió levantar el servicio que ofrecía desde el centro chaqueño hacia Córdoba y Buenos Aires, con escala y trasbordo en Resistencia, de inmediato se generó la reacción de instituciones del medio por esta determinación. Incluso, las empresas de turismo encargadas de la venta de pasajes tuvieron que responder ante los usuarios cuando los vuelos no arribaban a la aeroestación local, y también las agencias de publicidad debieron suspender los avisos promocionales intensivos que se realizaban por medios de comunicación de todo el interior.

La nota finaliza diciendo que “del Estado dependerá analizar en qué se falló y de qué manera se puede mejorar una oferta por la que mucho se ha insistido, pero que sistemáticamente no ha logrado cumplir las expectativas”.

Escribe un comentarios