DESTACADA Mendoza

Michel Rolland visitó en Luján de Cuyo «Dragonback Estate», uno de los viñedos más grande del mundo

 

El enólogo francés, Michel Rolland, visitó Dragonback Estate, el emprendimiento que se desarrolla en la zona de Agrelo, Luján de Cuyo, proyecto vitivinícola que cuenta con el asesoramiento técnico de su consultora y laboratorio Eno.Rolland, dirigido por la ingeniera Gabriela Celeste.

“Cuando un buen proyecto es acompañado de esfuerzo, corazón y la constancia de grandes soñadores, su éxito queda prácticamente sellado. Y su crecimiento será obra de nuevas decisiones que cimienten el trabajo emprendido”, comentaron referentes de Dragonback Estate; quienes continuaron diciendo: “Así es como Dragonback Estate ha venido multiplicando sus frutos, producto del tesón de sus emprendedores y la confianza de sus inversores y actuales propietarios de fincas”.

Dragonback Estate cuenta con el acompañamiento de Eno.Rolland, empresa fundada por Michel Rolland, dedicada al asesoramiento vitivinícola, líder en el rubro de laboratorio enológico y vinculada a los más importantes desarrollos vitícolas del país y otras regiones del vino.

Recientemente, junto con su equipo de profesionales, Rolland realizó la visita a Dragonback Estate, desarrollo vitivinícola emplazado en Agrelo. Al respecto, el enólogo originario de Burdeos señaló que los vinos degustados “muestran el potencial de la zona (Luján de Cuyo) y se caracterizan por su fineza, calidad y sabor único” y agregó que “el proyecto vitivinícola tiene un futuro prometedor”.

“Llegué a la Argentina hace 30 años y con mi equipo hace dos décadas que trabajamos juntos para transmitir nuestra experiencia e impulsar negocios vitivinícolas, que como Dragonback Estate, tienen las mejores perspectivas para seguir creciendo y perfeccionándose”, auguró el especialista.

El ingeniero agrónomo Marcelo Canatella, integrante de Eno.Rolland, comentó: “Dragonback es un lugar de vitivinicultura de altura. Esto tiene muchas ventajas, como la amplitud térmica, que favorece la creación de vinos de alta gama, que se caracterizan por tener más concentración, mucho color y equilibrio. Y si a esto le sumamos el hecho de que estamos al pie de la Cordillera de Los Andes, es válido decir que se trata de un lugar óptimo para el viñedo: altura y suelos sueltos, aluvionales, drenados y pedregosos; una combinación ideal para producir un vino de alta gama”.

Enrique Gross, presidente de la sociedad desarrolladora señaló: “El proyecto se encuentra en su mejor momento y coincide con una nueva etapa de la Argentina, con una apertura esperanzadora hacia las inversiones extranjeras tan anheladas. Hoy estamos con un 50% en desarrollo, con más de 300 hectáreas en producción, con unas 400 hectáreas por delante, con una importante proyección en términos de inversiones, siempre que las condiciones del país y el apoyo de la provincia acompañen el desafío”.

Y finalizó: “Es un orgullo y una enorme satisfacción para nosotros y los más de 40 propietarios poder disfrutar de nuestros vinos y vivir plenamente este mundo del vino. Pero también es un orgullo estar pensando ya en una segunda etapa, como decía, con todas las inversiones proyectadas como parte del emprendimiento”.

Durante la visita, Michel degustó los diferentes vinos elaborados por los propietarios y, al caer la noche sobre el Cordón del Plata, compartió una cena con todos los presentes. Entre ellos, se encontraba el intendente de Luján de Cuyo, Omar De Marchi, directivos del emprendimiento vitivinícola, algunos de los propietarios que viajaron para la ocasión y técnicos especializados en viticultura y enología.

Sobre Dragonback Estate

Ubicado en la localidad de Agrelo, en el departamento de Luján de Cuyo, el terreno de 820 hectáreas es una de las fincas de viñedos más grande del mundo. Su suelo, nunca cultivado y pedregoso, así como la inclinación que tiene el terreno respecto del sol, son beneficios que dotan al producto de las características más requeridas en el mercado.

Actualmente, el proyecto vitivinícola supera el millón y medio de kilos de uva que se venden a más de 6 bodegas de primer nivel. Esto se debe también a las excelentes condiciones eco-climáticas del lugar. Dragonback Estate tiene amplias perspectivas de crecimiento. Con un tercio de su terreno plantado y más de 40 inversores que producen sus uvas, el emprendimiento vitivinícola busca expandirse en un futuro próximo, llegando a explotar el 100% de su capacidad.

Los propietarios tienen plantados diferentes varietales que se dan en condiciones óptimas. Entre ellos: Malbec, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Sauvignon Blanc, Bonarda, Sirah, Petit Verdot, Torrontés, Pinot Noir, Viognier y Chardonnay.

Escribir un comentario