DESTACADA

«Nunca imaginamos que la marca fuese a crecer tanto»

 

-¿Cómo empezó Sandra Marzzan?

-Empezamos como un emprendimiento familiar en 2000, junto a mi esposo Claudio y mis hijos, Fernando y Daniela. Comenzamos produciendo fragancias para prendas y ambientes y diseñando alternativas de perfumes personales, y a partir de ahí nos expandimos. Al principio producíamos todo en nuestra casa, y a medida que crecíamos nos íbamos mudando. Hoy tenemos un espacio de 10.000 m2 en el que trabajan 80 personas de forma permanente en la producción, llenado, almacenamiento y embalaje de nuestros productos, así como en la parte administrativa, de diseño, y logística.

– ¿Cuál es su producto principal?

-Nuestro fuerte son las fragancias, y es por lo que nos conoce y nos busca nuestro público. Hacemos aromatizadores de ambiente, para ropa, perfumes personales, y ahora también agregamos aerosoles, además de alcohol en gel, jabones líquidos y demás. En total producimos 450 productos diferentes, y estamos constantemente a la búsqueda de nuevas materias primas y tendencias para incorporar a la marca.

– ¿Dónde se pueden conseguir sus productos?

-Trabajamos exclusivamente con venta por catálogo a través de nuestras 37.000 revendedoras, y ya tenemos presencia en varias provincias del país. Estamos empezando a poner pie en Buenos Aires, y en un futuro no muy lejano comenzaríamos a vender a países limítrofes. En 2017 hicimos un gran trabajo interno para mejorar los procesos de la empresa, así que en 2018 queremos poner el foco en la parte externa más comercial.

– ¿Cómo es trabajar en familia?

-La incorporación de la familia ayuda y motiva mucho. Cada uno tiene su rol y su área de trabajo, y hemos sabido llevarlo bien. Cuando empecé, no me imaginaba que la marca fuese a crecer tanto, por lo que contar con el apoyo personal y profesional de mi familia ha sido muy importante.

Escribir un comentario