Mendoza

Odontología en tiempos del Covid-19

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Por el Dr. Manuel Salvador Martínez, Mat. 1366

Sobre los recaudos en caso de necesitar recibir a una persona, lo primero que hay que descartar es que el paciente no tenga algún tipo de síntomas asociado al coronavirus y que no haya estado en contacto con infectados o en zona de riesgo.

Atendí urgencias por WhatsApp, teléfono y hasta por mail, ya que las urgencias no discriminan edades, ni horarios. Ya sea mirando fotos enviadas por los pacientes de la zona afectada o en el caso de poseer historia clínica, utilizar los recursos radiográficos y las fichas odontológicas, siendo lo de mayor importancia la comunicación odontólogo-paciente. Por suerte todas se resolvieron bien, algunos casos con conductas a seguir y en otros con medicación, para lo cual ha sido muy útil el uso de recetas transmitidas por alguno de estos medios electrónicos.

En caso de necesidad y urgencia también tengo pacientes para los cuales no alcanzó sólo lo virtual sino que la atención ha sido cara a cara. Como por ejemplo tener que drenar un absceso por una pulpitis, tratar una fractura dental y, la última, un traumatismo por un accidente hogareño que llevó a la fractura e imposibilidad de usar una prótesis bucodental.

El factor económico tanto para el paciente como para el odontólogo ha provocado un cambio importante. Mi posición personal, desde lo ético, es atender por la vía virtual a todos, y en los casos que requieren atención cara a cara, es convenir día y horario entre las partes, dado el mayor nivel de cuidado desde antes de ingresar a la clínica, hasta retirarse de la misma con un certificado de asistencia, que les permita pasar por los controles de la vía pública.

He notado hasta ahora una gran solidaridad, compromiso y el verdadero sentido de la palabra Patriada, permitiéndonos ser mejores en el rol que nos toque a cada uno, en este trayecto de vida, el cual en algún momento va a pasar.

Escribir un comentario