DESTACADA Mendoza Turismo

Para cuando volvamos a viajar: Chefchaouen, la perla del norte de Marruecos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Ubicada al noroeste de Marruecos, Chefchaouen o Chaouen es una pequeña ciudad emplazada en las montañas del Rif, cerca de Tetuán. Al estar absolutamente todas sus construcciones pintadas de color azul, sus visitantes sienten que, al entrar, están ingresando directamente al mismísimo cielo.

Texto y fotos: María Marta Boverman (nota también publicada, con otro formato, en la revista Soy de Chacras)

Un buen plan es caminar horas por sus intrincadas callejuelas irregulares en el casco antiguo de la ciudad. Todo parece ser la escenografía perfecta de alguna película.   
Su población original estuvo compuesta sobre todo por exiliados de Al-Ándalus, tanto musulmanes como judíos, razón por la cual la parte antigua de la ciudad tiene una apariencia muy similar a la de los pueblos andaluces, con pequeñas callejuelas de trazado irregular y casas encaladas.   
En la sombreada plaza principal, Uta el Hammam, se encuentran los muros rojos de la casba, una fortaleza y del siglo XV con exposiciones etnográficas y obras de arte.  
Da la sensación de estar un lugar detenido en el tiempo, en el que se puede pasar horas y horas sentado en algún café del Zoco principal, tomando un té con menta y simplemente contemplando todo alrededor.
Típica y pintoresca callecita de Chefchaouen.
Además de ser características de este lugar las distintas tonalidades de azules, también lo son los gatos, que están en cada esquina.
La gente pinta las paredes y los suelos de las casas varias veces al año, e incluso pintan el suelo de las calles, coincidiendo con los cambios de estación y las celebraciones anuales. Este trabajo casi obsesivo, cuyo objetivo es purificar, higienizar, aportar frescor y ahuyentar a los insectos, ha forjado la singularidad de la población. 
Todo parece congelado en el tiempo.
Chefchaouen fue durante siglos una ciudad considerada sagrada, donde se prohibía la entrada a los extranjeros. Por esta razón se ha mantenido con pocas alteraciones.  
La artesanía, una de las principales actividades económicas. 
En la Ciudad Azul también se puede disfrutar del paisaje que brindan las montañas que rodean el lugar, donde además hay grandes plantaciones de marihuana. Estas sirven para la preparación del kif, una mezcla tradicional de cannabis que muchos fuman en una pipa llamada sebsi.
La artesanía típica de Chaouen destaca por los diferentes tipos de telares y la elaboración de textiles.
María Marta Boverman tomando una fotografía en el casco antiguo de este idílico pueblo de Marruecos.

Escribir un comentario