Sin categoría

Pedido de ajuste y elogios del Banco Mundial al Gobierno

El Banco Mundial (BM) elogió los primeros pasos del gobierno de Mauricio Macri, al tiempo que previno que la Argentina tiene todavía pendiente un ajuste fiscal, sobre el que, sin embargo, existe «un gran debate» en torno de la posibilidad de que las condiciones políticas permitan llevarlo a cabo.

Desde la perspectiva técnica, para el organismo «no hay duda» de que ese ajuste es necesario, pero se hizo eco de cierta incertidumbre respecto de que la tarea se complete en los años por venir, ante la posibilidad de que se vea entorpecido por presiones políticas.

«Al Gobierno le toca manejar una situación de inflación heredada que no es nada sencilla», indicó el economista jefe para América latina, Augusto de la Torre.

«El propio Gobierno ha reconocido la necesidad de hacer un ajuste, pero que no puede hacerlo de golpe, sino gradualmente, a lo largo de tres o cuatro años», añadió, al dar cuenta del paréntesis donde se abre lo que él definió como «un gran debate» sobre su concreción.

En el terreno de las proyecciones, el organismo prevé para este año una retracción de la economía del país del orden del 1,5 por ciento, mientras que para el próximo contempla un crecimiento del tres por ciento. Todo ello alentado por un aumento en la inversión, que estima en torno del 1,8 por ciento.

De la Torre tuvo esos conceptos en la habitual presentación del informe regional semestral del organismo, una cita que coincide con la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Denominado «El gran giro, restaurar el crecimiento a través del comercio», la hipótesis que plantea es una fuerte recomendación a las economías de la región para que reconviertan sus procesos productivos hacia bienes transables en el mercado exterior (ver aparte).

A las deliberaciones se sumó ya el ministro de Finanzas, Alfonso Prat-Gay. Su agenda, que incluye reuniones con inversores y con la titular del organismo, Christine Lagarde, arrancó ayer con un encuentro a puertas cerradas con el titular del BM, Jim Kim.

En línea con el ajuste fiscal que reclama, el BM apoyó el blanqueo de capitales que lanzó el Gobierno, así como un esquema impositivo en el que los contribuyentes paguen no sólo por los bienes que tienen en el país, sino también por los que poseen en el exterior.

«Creo que es muy saludable que los países de la región adopten un sistema fiscal como el de los Estados Unidos», dijo De la Torre cuando la nacion lo consultó al respecto. Admitió, sin embargo, que se trata de un cambio «muy repentino y muy de fondo, que requiere un período de adaptación», y fue en esa línea en que situó el blanqueo de capitales. «No lo llamaría blanqueo. Es el tiempo para que la gente se adapte a lo que viene», explicó.

La delegación argentina se suma este año a las reuniones conjuntas del FMI y del BM con ánimo más distendido respecto de ediciones anteriores, en los que el país figuraba entre el puñado de naciones que resistían la normalización de relaciones con el organismo. Hoy, el único en la región que mantiene esa condición es Venezuela.

Lo que queda es el levantamiento de la declaración de censura que se aplicó al país por la manipulación de sus estadísticas oficiales. Pero eso, según anticipó el organismo, no ocurrirá antes del mes próximo, cuando la cuestión volverá a tratarse entre los directores.

Escribir un comentario