DESTACADA Empresas y Negocios

Playboy Argentina produce vinos mendocinos y ya agotó su primera partida

Al proyecto lo motoriza la consultora Páez y Rosso. Ventas en vinotecas y apuesta a las discotecas.
Playboy Argentina, la subsidiaria local de la mítica marca relacionada con la buena vida, comenzó a comercializar un vino elaborado en Mendoza y en pocas semanas agotó su primera partida. El proyecto, denominado Playboy Wines, es motorizado por la consultora Páez y Rosso, integrada por “Pancho” Páez, de Vinos Premium de Argentina, y el winemaker Diego Rosso, asesor de proyectos vitivinícolas y ex gerente de Achával Ferrer y Finca La Luz..
Los vinos son un Malbec Reserva 2015 y dos espumantes, un Extra Brut Rosé y un Extra Brut de Malbec. La primera partida se diseñó con uvas del Valle de Uco que se elaboraron en una bodega de Perdriel, y consistió en cuatro mil botellas en total, de las cuales dos mil fueron del Malbec Reserva, mil del Rosé y mil del Extra Brut de Malbec.
Las ventas se realizan en vinotecas de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Rosario, y ya están explorando algunas zonas de la Patagonia. La idea es consolidar ese circuito y luego, especialmente a través de los espumantes, apuntar al mercado de las discotecas. Los precios varían entre los US$ 8 y los US$ 10 la botella.
El CEO de la marca Playboy Wines en Argentina es Marcello Rodriguez Pons, un arquitecto cordobés que dirige sus actividades profesionales desde sus oficinas en Córdoba, Málaga, Dubai y Abuja y que además es campeón de windsurf. Según explican en Playboy Argentina, “desarrolló esta nueva unidad de negocios basada en productos de calidad, diseño y la trayectoria de su padre en el rubro, quien es propietario de Playboy Argentina y fue accionista y gerente de Bodegas Esmeralda”. “Nuestros productos ocuparán en los próximos años un lugar importante en los Playboy Clubs de todo el mundo y nuestros vinos y espumantes serán ediciones limitadas dirigidas a consumidores amantes del buen vivir”, sostiene Marcello.

En la foto Pancho Páez y Diego Rosso.

Autor

Escribir un comentario