Empresas y Negocios

Según Moody´s, la economía experimentará este año una caída más profunda que la de los países con su misma calificación

Ad

Según un informe de la calificadora de riesgo Moody´s, la economía experimentará este año una caída más profunda que la de los países con su misma calificación, aunque se espera un rebote significativo en 2021.

La firma internacional estima que la economía argentina se contraerá 12% este año y acumulará así su tercer año consecutivo de recesión, pero rebotará un 5,2% en 2021. Actualmente el país tiene una calificación Ca, una de las más bajas del escalafón, y si se compara con otros países con la misma nota -Angola, Barbados, Cuba, Ecuador, Gabón, Irak y Zambia, entro otros- se advierte que su desplome será mayor. Para el promedio de esos países se pronostica una caída de -4%, y un rebote de la misma magnitud.

Las proyecciones de Moody´s están en línea con las de más de 40 consultoras locales e internacionales recogidas en la última versión de LatinFocus Consensus Forecast. En ese documento se prevé una caída promedio del PBI para 2020 de 11,6% y una mejora de 5% para 2021 y de 2,6% para 2022.

Ad

Sobre en qué podrá apalancar la Argentina su recuperación, según el informe, el sector externo del país sigue siendo un «punto brillante para la economía» local, aunque la economía global severamente debilitada afectará la chance de venderle productos al mundo. Por otro lado, considera que la competitividad de Argentina radica en su capital humano, con una población que exhibe una esperanza de vida larga y una «fuerza laboral calificada que se beneficia de una educación relativamente prolongada y de alta calidad». Sin embargo, considera que ese componente se ve contrarrestado por un entorno no propicio para el desarrollo de un mercado laboral y productos eficientes.

Moody´s pronostica que se mantenga el «patrón de crecimiento intermitente» que persiste desde 2011 y que considera «una debilidad clave de la economía soberana, que creció a una tasa promedio anual de solo 0,4% entre 2011 y 2019». Esta volatilidad es, a su entender, lo que restringe la planificación económica y financiera a largo plazo y genera dudas sobre la capacidad de pago del país.

La firma mantiene la calificación Ca para la deuda soberana argentina, la más baja de la escala, porque considera que los riesgos crediticios seguirán siendo elevados mientras que las autoridades no aborden los desequilibrios macroeconómicos fundamentales, lo que genera dudas sobre la capacidad del país para cumplir con las obligaciones de deuda futuras, que se prevé que aumenten considerablemente después de 2024.

«La capacidad para cumplirlos sigue siendo incierta, las pérdidas derivadas de cualquier reestructuración futura probablemente se mantendrán dentro del rango del 35% al 65%, compatible con una calificación de Ca», señalan.

«El perfil crediticio de Argentina refleja la alta volatilidad económica, la fuerte restricción de acceso a la financiación en los mercados internacionales y una dependencia significativa del Banco Central», sintetiza la calificadora en otro tramo de su extenso informe. Para la firma, aunque la reestructuración de la deuda soberana resultará en una reducción de los intereses y un bajo riesgo de refinanciamiento hasta 2024, la alta incertidumbre desde el junto de vista fiscal que evidencia el Gobierno y la «ausencia de reformas estructurales» generan que el riesgo se mantenga elevado a mediano plazo.

Fuente: La Nación

Escribir un comentario