Etiqueta

impresoras

Browsing

hpnuevo
Desde que HP anunció su reestructura con la intención de separarse en dos compañías, Hewlett-Packard Enterprise y HP Inc., el objetivo era claro, centrarse en los negocios más rentables para la compañía y a partir de ahí, crear estrategias con mayor claridad y sin mezclar los mercados entre el usuario final y el empresarial.
Cuanto se confirmó dicha división, HP Inc. adelantó que una de las apuestas que lazarían durante este año sería hacia la impresión 3D, algo que se tomaron con calma ya que no querían apresurar el paso, porque estamos ante un mercado que ha ido cobrando relevancia y por ello quieren entrar con productos que valgan la pena y ofrezcan funcionalidad de acuerdo a lo que actualmente exige el mercado. Es así como llega Jet Fusion 3D, la apuesta de HP en el mundo de la impresión 3D.
10 veces más rápida y hasta 50% menos coste

 
HP estará empleando algo que han llamado voxels, que es el equivalente a un píxel en 3D, lo que ofrece la capacidad de crear piezas y materiales de forma sencilla y con un nivel de personalización que según HP, «reinventará» la impresión 3D, ya que hace uso de su propio software de modelado, desde donde podemos adaptar piezas existentes, dibujos e imágenes, a un modelo 3D.
Este sistema está pensado en un principio para empresas, aquellas que busquen reducir los flujos de trabajo al tener su propia impresora para crear piezas funcionales en minutos, además de que se divide en dos elementos: la estación de procesado y el contenedor, lo que permite trabajar en nuevas creaciones mientras se imprime y enfría una pieza.
hpmateriales3d
Por supuesto HP pondrá a disposición de todos su propio material de impresión, que se venderá en cartuchos de 10 litros, hasta barriles de 200 litros, a un precio que aún no se ha dado a conocer, pero que según la compañía es hasta 50% más económico que las soluciones actuales en el mercado.
En total están presentando dos dispositivos para impresión 3D que llegarán al mercado a finales de 2016, por un lado la HP Jet Fusion 3200 que tendrá un precio estimado de 130.000 dólares, y la HP Jet Fusion 4200 que llegará hasta los 200.000 dólares, la cual será 25% más rápida que la 3200, pero además será compatible con otros métodos de impresión, como por medio de inyección o moldeado.


 
 

Fuente: Xataca por Raúl Álvarez.

Prótesis, implantes y ahora pastillas, la Administración de Comidas y Drogas de Estados Unidos aprobó por primera vez la impresión en 3D de medicamentos. Se trata de Spritam: una pastilla diseñada por el Laboratorio Aprecia para controlar los brotes epilépticos.
Como con cualquier impresora 3D, los objetos son creados capa por capa, solo que en vez de usar materiales típicos como polímero, en este caso se utilizará directamente la droga.
La ventaja es que “imprimir” los medicamentos le da más precisión al dosaje de las drogas a la hora de compactarlos. Esto permitiría, según explicaron expertos a BBC Technology, crear remedios “a la medida” de las necesidades de los pacientes, ya que las instituciones médicas podrían ajustar la dosis con un simple cambio de software.
Se espera que Spritam sea lanzada recién para el año que viene, aunque el laboratorio afirmó que planea extender las impresiones 3D a otros productos, según informa Infotechnology.

De un charco de plástico líquido rojo comienza a surgir una esfera tridimensional de hexágonos y pentágonos conectados y, en tan sólo seis minutos, su forma geométrica final será levantada por el brazo mecánico.
Se trata de un fenómeno conocido como «interfaz de producción líquida continua», y ha sido desarrollado por Carbon3D – una compañía “startup” en Silicon Valley respaldada por el grupo de inversión en tecnología Sequoia Capital. Pero si bien esta invención fue inspirada por una escena de la película de ciencia ficción “Terminator 2”, en la cual el androide T-1000 surge de un pequeño charco de líquido metálico, la nueva técnica es real – y está lista para conmocionar a la industria de la impresión 3D haciendo que el proceso de formación de objetos de plástico sea hasta 100 veces más rápido.
Desde que la impresión tridimensional, o la fabricación aditiva, fue lanzada en la década de 1980, se ha esperado que revolucione la fabricación de componentes complejos, desde implantes médicos hasta piezas de motores a reacción. Pero la creciente competencia de nuevas empresas, como Carbon3D, y de compañías tan conocidas como HP, está ejerciendo gran presión sobre las empresas de tecnología que desarrollaron la incipiente industria.
Dos de las mayores empresas de impresión tridimensional, 3D Systems con sede en EEUU y Stratasys de Israel, ya se están enfrentando al cuestionamiento de su continuo dominio por parte de inversionistas. Las acciones de 3D Systems han caído un 71 por ciento, desde un máximo de $96, a comienzos de 2014, a $28 en la actualidad. De manera similar, las acciones de Stratasys que cotizan en Nasdaq han perdido un 61 por ciento durante el mismo período, de un máximo de $136 a $56.
«Existe la posibilidad de que consideremos el grupo actual de empresas públicas de impresión tridimensional como las empresas de informática de la década de 1980 – marcas que son notas a pie de página en la historia de la computación», advierte Carl Bass, director ejecutivo de Autodesk, una compañía de software listada en la bolsa de valores estadounidense.
Tanto 3D Systems como Stratasys, así como sus rivales de menor envergadura como ExOne, Arcam y Voxeljet, han pasado por un arduo período de 15 meses, durante los cuales el crecimiento de sus ingresos no ha podido mantenerse a la par de las enormes expectativas.
Pieter Busscher, gerente del fondo RobecoSAM Smart Materials, declara que ellos no pudieron cumplir con sus valoraciones bursátiles. «En esencia, lo que vimos hasta 2014 era el comienzo de una burbuja económica. Los múltiplos a finales de 2013 presentaban ganancias de entre 60 y 100 veces los beneficios».
Un crecimiento de ingresos más lento de lo esperado también coincidió con la necesidad de incrementar los gastos para mantener su competitividad, señala Scott Schmitz, un analista de Morgan Stanley.
Durante los últimos tres trimestres, el crecimiento orgánico de los ingresos en 3D Systems ha sido de entre 7 y 12 por ciento, muy por debajo del objetivo de 30 por ciento. Stratasys, por su parte, obtuvo una mejor tasa de crecimiento orgánico de 31 por ciento en 2014.
Sin embargo, dio a conocer un plan de inversión acelerada, el cual probablemente mantendrá los márgenes de operación en un rango de entre 10 y 14 por ciento durante los próximos años, en comparación con sus propios objetivos a largo plazo de 18 a 23 por ciento, señala el Sr. Schmitz.
Sin embargo, estos márgenes y tasas de crecimiento han sido suficientes para atraer la atención de grupos de impresión convencionales. Hewlett-Packard (HP) ha revelado planes de incorporarse al sector en 2016 con una impresora 3D que afirma será más rápida y económica que las disponibles actualmente.
Pete Basiliere, analista de la firma consultora Gartner, tiene la certeza de que HP no es la única marca conocida considerando incorporarse al sector. «A finales de 2016 veremos al menos tres de los grandes fabricantes de impresoras en el mercado con su propia impresora 3D», predice el Sr. Basiliere.
3D Systems y Stratasys hasta ahora han tratado de mantener su posición competitiva mediante la compra de otras compañías, con alrededor de 60 adquisiciones entre ambas durante los últimos cinco años – incluyendo proveedores de materiales de impresión tridimensional, hardware y software.
Ambas compañías requieren el uso de sus propios materiales para sus impresoras, pero Weston Twigg, analista de Pacific Crest Securities, plantea que en el futuro habrá especialistas independientes que vendan impresoras, software y materiales.
Él señala como ejemplo a SLM Solutions de Alemania, la cual concentra sus esfuerzos en la fabricación de impresoras de metal y se asocia con diferentes empresas de materiales. Esta compañía aumentó sus pedidos de unidades en un 138 por ciento en 2014, y sus ingresos en un 56 por ciento. Por el contrario, el proveedor de software Autodesk está adoptando un enfoque abierto al asociarse con empresas de materiales y de impresoras.
Terry Wohlers de Wohlers Associates, una consultora en el campo de la impresión tridimensional, también está de acuerdo con que será cada vez más difícil para las empresas competir con productos están “completamente cerrados para impedir el uso de otros productos y soluciones producidos por terceras partes».
Sin embargo, las grandes empresas establecidas estarán reacias a compartir sus modelos de negocio mientras que puedan lograr tan altos márgenes de beneficio en la venta de materiales. En 2014, 3D Systems obtuvo un margen de un 73 por ciento en los materiales, en comparación con un 36 por ciento por sus impresoras, según informa Infotechnology.
Y la demanda de materiales para la impresión tridimensional sólo va a aumentar. Gartner anticipa que los envíos mundiales de impresoras 3D alcanzarán las 217,350 unidades en 2015, y que luego aumentarán vertiginosamente a 2.3 millones en 2018.