Etiqueta

Senado

Browsing

(DyN) – La Cámara de Senadores inició esta tarde el debate de los proyectos referidos al pago de la deuda externa y la modificación de las jurisdicciones de pago para los bonistas reestructurados y los holdouts.
La Cámara alta comenzó, dos horas después de haber iniciado la sesión, la discusión sobre las iniciativas que impulsó el Poder Ejecutivo para modificar la locación de pago a los tenedores de bonos ante el conflicto con los holdouts.
Todo esto ocurre en medio de una sesión polémica por la presencia del cuestionado vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, quien está presidiendo la sesión.
Por caso, el senador nacional Gerardo Morales (UCR) pidió «medidas correctivas» y «suspensión sin goce de sueldo» para el vicepresidente Amado Boudou, hasta que se resuelva su situación judicial donde, dijo, «cada vez son más» la causas en su contra.
«Queremos el apartamiento porque usted no es un híbrido, es vicepresidente pero también presidente de la Cámara», expresó Morales durante su discurso en la sesión del Senado, al tiempo que solicitó a Boudou una «respuesta» al considerar que «en todas las sesiones» se va a discutir la situación judicial del funcionario nacional.
«No nos haga esto; no es un procesamiento, son varios, y es medio como mucho», argumentó el dirigente radical, quien recordó que el mencionado artículo 66 señala: «Cada Cámara hará su reglamento y podrá con dos tercios de votos, corregir cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones».
Del mismo modo, el senador de la alianza Frente Cívico Luis Juez aseguró que el vicepresidente Amado Boudou está «abulonado» al «sillón» de la titularidad de la Cámara alta, pero le advirtió que la oposición continuará pidiendo su apartamiento toda vez que haya sesión.
«A caprichoso, caprichoso y medio», replicó el ex intendente de la capital mediterránea, quien sostuvo que Boudou «no está en condiciones de conducir este debate» y somete «a todos, pero particularmente a la República y a las instituciones, a un momento complicado», y su «desprestigio lo traslada al Parlamento».
En su discurso, Juez le señaló a Boudou: «No le estamos pidiendo que se haga el Harakiri, sino que se someta a la Justicia» y agregó que «da la sensación que a usted le importa tres bledos» esta situación.

Los senadores opositores le pidieron hace instantes al vicepresidente Amado Boudou que se tome licencia mientras la Justicia avanza en la investigación que lo tiene como proceso por el caso Ciccone.
Algunos de los senadores que tomaron la palabra y se manifestaron en esa dirección fueron Adolfo Rodriguez Saa (Peronismo disidente), Gabriela Michetti (PRO) y Gerardo Morales (UCR). Todos reconocieron la presencia de Jorge Capitanich “como el primer jefe de Gabinete en asistir al Senado” para rendir cuenta de la gestión de gobierno.
La Cámara Alta comenzó poco después de las 14 la sesión especial en la que el jefe de Gabinete Jorge Capitanich brindaría su tercer informe de gestión de gobierno, Pero la ausencia de todos los bloques opositores en el Senado por la presencia de Boudou complica el funcionamiento de la segunda sesión del año.

(DyN – Télam) – El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró que el acuerdo al que se llegó con Repsol por la expropiación del 51 por ciento de sus acciones en YPF fue “amigable, amistoso” y que “no hubo vencedores ni vencidos”.
Kicillof explicó ante comisiones del Senado que se trata de “un acuerdo voluntario y el precio que se paga” de 5.000 millones de dólares en bonos “es el que el Poder Ejecutivo consideró razonable en sintonía con el Tribunal de Tasación y el expropiado también consideró que es un monto razonable”.
El ministro pidió a los senadores valorar positivamente el precio que se pagará y explicó que como “se abona prácticamente dos años después de la expropiación” se le anexiona una tasa de interés” del 0,61 por ciento, “que es la del Banco Nación para los depósitos en dólares para ese período”.
En tanto, el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, declaró que el acuerdo con la petrolera significa el «comienzo de una nueva etapa» que «establece estándares muy altos de profesionalidad para la empresa», y se emocionó hasta las lágrimas al recordar lo que representa YPF para su provincia, Santa Cruz, y al mencionar a un sindicalista de YPF, Jorge Soloaga.
Ante un plenario de comisiones del Senado, Zannini recalcó que el entendimiento no implica «tener ningún exitismo ni nada que pueda agredir a la contraparte» y afirmó que la contraparte «lo aprobará el 28 de marzo del corriente año si están de acuerdo los accionistas».
«Este acuerdo satisface a ambas partes», afirmó el funcionario al exponer ante los senadores que se reunieron en el salón Azul de la Cámara alta. Zannini destacó que el Gobierno ha «tenido éxito en lograr que el expropiado, en un proceso conciliatorio, se avino a convalidar no sólo el precio de la expropiación sino también los medios de pago a utilizar» y consideró que «esto no es una cuestión menor».
El funcionario especificó que «el monto a pagar será de 5.000 millones de dólares pagaderos en bonos de la República y señaló que Repsol se vio obligado a aceptarlos». Aclaró que «como no son 5000 millones en efectivo hubo que establecer un valor mínimo de mercado, cifra que está fijada en 4.670 millones de dólares». «Eso obligó -acotó- a que la suma nominal emitida en bonos tenga que crecer ya que nuestros bonos emitidos no podrán superar en su cara los 6.000 millones de dólares». «Como esto es superior a lo que hemos fijado como precio hemos puesto en el convenio un límite para Repsol: van a cobrar de esos bonos hasta que lleguen a la suma de 5.000 millones de dólares», remarcó.

(DyN) – El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, admitió que «es absolutamente imposible» la eliminación total de subsidios, pero ratificó el objetivo del gobierno reducir esos beneficios que actualmente representan entre 4 y 5 puntos del Producto Bruto Interno. «Pensar en la eliminación total (de los subsidios) es absolutamente imposible», reconoció Capitanich, quien afirmó que «es razonable» reducirlos «de 2 a 2,5 puntos del PBI».
En su primer informe ante el Senado, el ministro coordinador dijo que en esa materia «estamos en distintas acciones que deben ser decididas en el máximo nivel» y sostuvo que «cualquier decisión tiene que trazar un sendero para corregir asimetrías» tarifarias existentes entre la región metropolitana y las provincias.
Además, al exponer sobre la marcha del Gobierno ante la Cámara de Senadores de la Nación, el jefe de los ministrosseñaló que en los últimos meses “se ha diseñado un programa económico estructural que privilegia el empleo y la producción, con condiciones para estimular la competitividad interna y el desenvolvimiento de las economías regionales”.

Dijo que se registró un «salto extraordinario de la productividad de varios sectores”, como el lácteo, carne, trigo maíz y soja, que atraen y obligan a nuevas inversiones. En ese sentido remarcó que «el sector agropecuario tuvo una expansión de la zonas sembradas -superaron las 20 millones de hectáreas- que ubica a la Argentina en el décimo puesto de los países con mayor siembra”.
Asimismo explicó que el desenvolvimiento de la política económica apunta a generar condiciones para propiciar un estimulo en el consumo, y resaltó que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) “propició el estimulo de la demanda en pesos” y “estableció mecanismos para que el 5% de las carteras crediticias de los bancos vaya a pymes para el desarrollo de proyectos productivos”.
A su vez, subrayó la estrategia para la regularización de la deuda pública argentina y la importancia de la fuente de financiamiento internacional, a través de organismos multilaterales de créditos como el Banco Mundial, el BID y el CAF, que será destinado a rutas, infraestructura de municipios, obras cloacales y emprendimientos. Afirmó, entonces, que este año el país recibirá más recursos externos de los que desembolsará por pago e intereses de duda.
Por otro lado, detalló que tras las gestiones iniciadas por el ministro de Economía, Axel Kicillof, para cancelar la deuda con el Club de País, «el staff técnico del organismo ha remitido a los países miembros el informe, los cuales han hecho preguntas que ya han sido respondidas».
Además indicó que se están generando condiciones de negociación con Repsol para terminar con la instrumentación de la Ley de Expropiación de YPF y que la Argentina tiene pendiente la adhesión de bonistas no adheridos a los canjes de deuda, para que se llegue al estado de cumplimiento. En ese sentido, y al destacar el proceso de desendeudamiento iniciado en el año 2003, el jefe de Gabinete advirtió que el Gobierno «no acepta imposiciones ni recetas de ninguna naturaleza para fijar la política económica».
Finalmente, Capitanich reveló los tres objetivos principales para el corto y mediano plazo. «El autoabastecimiento energético, para reducir o eliminar la importación de energía”, dijo y remarcó que para ello “es estratégico el rol de YPF”.
En segundo lugar, la “reducción del déficit en la balanza comercial, generado por algunos complejos industriales de producción de bienes y servicios, como el automotriz”; y por último, la necesidad de «mantener el crecimiento de carácter sustentable y, con ello, el mejoramiento de la calidad de vida». «Estamos ante un gran desafío”, concluyó.

(DyN)- El ex gobernador santiagueño Gerardo Zamora, un histórico radical K, fue elegido por mayoría como titular provisional del Senado en reemplazo de la tucumana Beatriz Rojkés, y se convirtió en segundo en la sucesión presidencial.
La votación del nombramiento de Zamora -propuesta por la presidenta Cristina Fernández- resultó afirmativo con 57 votos contra 12, ya que el radicalismo se expresó en contra por considerar que la elección del ex gobernador constituye un «agravio» hacia el partido.
Zamora, tras ser aprobada su designación para desempeñarse como presidente provisional del Senado, segundo cargo en la sucesión presidencial, prestó el juramento de práctica junto con las demás autoridades del cuerpo.
La asunción llegó en medio de fuertes rumores de un malestar dentro del kirchnerismo por no haber puesto un hombre «del palo» en la sucesión presidencial. Sin embargo, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, negó que haya «malestar» en el bloque kirchnerista, afirmando que la postulación del ex gobernador santiagueño recibió «el apoyo de todos» en el bloque oficialista de la Cámara Alta y «propicia un sistema de integración amplia y plena», debido a que «no procede de las filas del oficialismo».
«Es un reconocimiento muy significativo del bloque oficialista y demás miembros del Senado” hacia Zamora, “dadas sus cualidades políticas e intelectuales, esperamos que pueda cumplir con objetivos y metas de gobierno», dijo Capitanich en su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada.
Respecto de la designación, precisó que «se propicia un sistema de integración amplia y plena. Alguien que no procede de las filas del oficialismo para que desde la diversidad y pluralidad de ideas se pueda construir».
Consultado por la prensa sobre si había malestar en el bloque oficialista, y su opinión por la presencia de un radical en la línea de sucesión presidencial, el funcionario respondió: “En el bloque del Senado del Frente para la Victoria recogí el apoyo de todos los senadores para la decisión estratégica emanada de la Presidenta de la Nación”.
“Consideramos que Gerardo Zamora reúne las cualidades esenciales para el ejercicio del cargo para el que fue propuesto por la Presidenta de la Nación: trayectoria política, experiencia política, idoneidad moral e intelectual para el ejercicio del cargo y la responsabilidad que emana de esta voluntad”, continuó.
Del otro lado, el titular del radicalismo, el senador Ernesto Sanz, advirtió que la elección de Gerardo Zamora como presidente provisional del Senado es «un agravio» a la UCR y daña la relación «entre el oficialismo y la oposición».
«Lo entendemos como un agravio hacia nuestro partido y esto desmerece la calidad política de la relación entre el oficialismo y la oposición, y estamos con ninguna gana de acompañar este nombramiento», afirmó Sanz en una entrevista con radio Mitre.
Además, el senador consideró que la decisión de la presidenta Cristina Fernández de elegir a Zamora -un ex radical que se alineó con la Casa Rosada- y no a alguien «que responda al peronismo puro y duro», «va a dejar huellas en el bloque oficialista».
«Yo me pongo en el lugar de cualquier kirchnerista que ha defendido con lealtad y enjundia al gobierno en este tiempo, y que los ha defendido en situaciones casi indefendibles, y tener que aceptar que por la imposición de la Presidenta tengan que votar a alguien que no proviene de esas fuerzas no debe ser algo grato», sostuvo Sanz, y afirmó: «Esto va a dejar huellas en el bloque oficialista».
Por su parte, el senador mendocino evaluó que Zamora «cuenta con posibilidades de ocupar un cargo mayor en el futuro», debido a la salud de la presidenta y a la «situación judicial» del vicepresidente Amado Boudou.
«La presidenta podría darse el lujo de nombrar a un presidente provisional en el Senado que no respondiera al peronismo puro y duro si tanto ella como el vicepresidente estuvieran en una situación sólida, pero la presidenta hace poco ha tenido que pedir licencia por enfermedad y el vicepresidente está en una situación judicial en donde su permanencia en el cargo dependerá de lo que diga la justicia», remarcó Sanz.

El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, criticó el fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York adverso al país, y consideró que el mismo “amenaza a los mercados de deuda soberana mundial, incluso podría llevar a los EE.UU. a que no se vea como un buen lugar para emitir deuda soberana”.

En una columna titulada ‘La Victoria de los buitres’, Stiglitz sostuvo que el reciente fallo, que confirma pagarle el 100 canjes de deuda anteriores, “al menos, hace inviables todas las reestructuraciones de deuda en los contratos de deuda estándar”.

Stiglitz consideró “tendencioso el fallo del tribunal de EE.UU., y económicamente peligroso, muestra por qué necesitamos un sistema (mundial de reestructuraciones de deuda) ahora”, exhortó.

El académico cruzó al accionar de los fondos buitre como aquel del “multimillonario Paul E. Singer, que vieron tribulaciones de la Argentina como una oportunidad para obtener grandes beneficios a costa del pueblo argentino”.

Según Stiglitz, “los fondos buitres han planteado la codicia a un nuevo nivel y se aprovecharon de una cláusula contractual estándar (denominada pari passu) destinado a garantizar que todos los solicitantes reciben el mismo trato”.

“Aunque parezca increíble -agregó-, la Corte de Apelaciones de EE.UU. para el Segundo Circuito de Nueva York decidió que esto significaba que si Argentina paga en su totalidad lo que se le debía a los que habían aceptado la reestructuración de la deuda, tiene que pagar en su totalidad lo que se le debe a los buitres”, cuestionó.

Para el Nobel, Argentina aplicó en los canjes 2005 y 2010 “el equivalente de un ‘Capítulo 11’ reestructuración de la deuda corporativa estadounidense, en el que tenedores de bonos se conviertan en nuevos accionistas”, con lo que fue el otorgamiento del cupón atado al PBI, que permitió al país asociar a los bonistas al crecimiento del país y lograr finalmente un pago mayor a la quita ofrecida.

Stiglitz remarca que hoy no existe un sistema mundial para el tratamiento de quiebras de los países. “Para los conflictos internos de deuda, los países tienen leyes y los tribunales de bancarrota. Pero no existe tal mecanismo para resolver las controversias internacionales de deuda”, dijo.

“Después de la crisis argentina, -recordó-, el gobierno del presidente George W. Bush vetó propuestas para crear un mecanismo de reestructuración de la deuda soberana. Como resultado, no hay ni siquiera la pretensión de intentar reestructuraciones justos y eficientes”, se lamentó.

El Senado de la Nación aprobó ayer el proyecto que el Gobierno denomina “de exteriorización voluntaria de la tenencia de moneda extranjera a través de diversas herramientas financieras”, que no es ni más ni menos que un blanqueo de dólares.

El mismo contempla, entre otras cosas, la puesta en marcha del Certificado de Depósito para Inversión (Cedin) una especie de bono que se le otorgará a quien tenga dólares y desee “blanquearlos” para que lo utilice en la compra de un inmueble y quien lo reciba luego lo canjeará por billetes de la moneda estadounidense.

Mientras desde el Gobierno nacional confían que este plan permitirá reactivar las alicaídas ventas del sector inmobiliario –en los últimos 6 meses la retracción fue del 40% en Córdoba–, las empresas que operan en el rubro son pesimistas al respecto.

Un ejemplo al respecto es el de Carolina Caffaratti, socia de la inmobiliaria que lleva su apellido, que en diálogo con Punto a Punto Radio subrayó que “no es muy optimista” en relación a esta iniciativa y remarcó que el principal factor que atenta contra la actividad es la incertidumbre que reina sobre la economía.

Según Caffaratti, el deterioro del sector se viene observando desde el año pasado “cuando la inestabilidad de la divisa se disparó en el mercado paralelo”, lo que “generó un impacto indudable en los inmuebles, porque se convirtió más apetecible invertir en dólares que en inmuebles, al menos en el corto plazo”.

“La semana pasada estábamos en un dólar de $ 10, ahora hablamos de uno de $ 8,50, con lo que se demuestra que estamos en un estado de incertidumbre porque el que apostó al dólar hoy también lo está pensando. Si bien ha caído la venta, se siguen haciendo operaciones para quien, teniendo los pesos y no accediendo a dólares, necesita estabilidad de alguna manera. Lo que sí es indudable que se ha achicado el mercado y no se sabe hasta dónde se va a seguir achicando”, agregó.

Con respecto al Cedin, señaló que “todavía es muy prematuro porque todavía no se conoce bien cómo va a ser el procedimiento, ni se puede avizorar cómo va a reaccionar la gente. No soy muy optimista, pero ojalá que pueda reactivar algo”.

Para Caffaratti, el problema es que “la incertidumbre excede lo que uno pueda analizar, porque no depende de factores de uno, que uno pueda ver racionalmente; sino que hay que ver cómo se acomodan las cosas políticamente”. “El gobierno no nos ha dado demasiadas muestras de estar interesado en ayudarnos a resolver este tema, pero por ahí el tema del Cedin pueda impactar más de lo que uno espera. Lo más difícil en este momento es que uno se tiene que manejar en un contexto de extrema incertidumbre. No te puedo decir qué nos espera el próximo mes. Menos el próximo año”, completó.

La visión de la inmobiliaria cordobesa es similar a la que están planteando en todo el país. De hecho, en las últimas horas, el titular de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), Roberto Arévalo, advirtió que por ahora “ningún propietario está  dispuesto a recibir” el Cedin.

“Desde que el blanqueo de capitales salió, tuvimos la preocupación de que la reglamentación sea clara y sencilla, con marco jurídico, que pueda devolver la confianza por todo lo sucedido (en el mercado de cambios). Ahora que el proyecto está en marcha, seguimos preocupados”, alertó.

Arévalo sostuvo que “la preocupación más importante es la seguridad que tiene el propietario o vendedor de hacerse de los dólares billete en el momento de la operación”. “El mercado inmobiliario conoce, tiene el expertise suficiente para saber que ningún propietario está dispuesto a recibir el CEDIN, por lo menos por ahora, hasta que no haya confianza”, sumó. 

 

El Senado aprobó el proyecto de ley que impone cambios en el Consejo de la Magistratura, en una medida que, según anticipan numerosos abogados, seguramente generará una avalancha de presentaciones ante la Justicia para que dictamine sobre la inconstitucionalidad de esta normativa.

En ese sentido se pronunció ayer en Punto a Punto Radio el especialista en Derecho Constitucional, Antonio María Herández, que criticó esta reforma y acusó al Gobierno de estar “violando sistemáticamente la constitución”, al tiempo que proyectó que los pedidos ante la Justicia serán comparables a los que ocurrieron durante el corralito de 2001.

“Es un  proceso de desconstitucionalizacion (sic) que está en marcha. Estamos ante un proceso de anomia; o sea, de violación sistemática de la constitución, que expresa una muy débil cultura de la legalidad y de la Constitución. Tiende a afirmar concretamente lo que se llama hiperpresidencialismo, ante una declinación marcada de los otros poderes, como en este caso el Poder Judicial. Acá se ve muy claro en torno a esto último, el intento muy claro del gobierno por dominar políticamente al Consejo de la Magistratura, para de esa manera afectar el valor más importante que tiene el poder judicial en un sistema republicano, que es su independencia”, analizó Herández.

“En vez de democratizar, acá se trata de partidizar políticamente el Consejo de la Magistratura para dominarlo, lo cual nada tiene que ver con el espíritu del artículo 114 y la letra de esa norma constitucional. Esto es groseramente inconstitucional”, amplió.

– ¿Qué se puede esperar de ahora en adelante? ¿Se viene una batalla judicial?
– Me parece que sí. Es viable suponer que ese efecto va a ocurrir. Creo que se va a dar en toda la Argentina. Va a ser una situación más o menos similar a lo que ocurrió en su momento con el corralito, en el sentido de que en partes muy distintas del país, se van a presentar acciones.

– ¿La última palabra la tendrá la Corte Suprema?
– Es muy difícil saber qué va a ocurrir, porque con el sistema ya vigente de la ley que limita o, yo diría, elimina prácticamente las cautelares, que es de una gravedad absolutamente inusitada y ataca al corazón del constitucionalismo, con que se disponga una cautelar, inmediatamente después, con una sola apelación del gobierno, la cautelar cae, y eso ocurre en todas las instancias, sabiendo que además se ha agregado una instancia más antes de llegar a la corte, que son las cámaras de casación, por lo que estamos hablando de  un largo y complejo proceso. La lógica indicaría que sí, vamos a estar frente a una batalla judicial y va a haber un problema de tiempos y plazos, porque para llegar a una especie de hecho consumado, estamos con un tiempo muy cercado. 

Por Favio Ré

“Turbulencia, malestar, incertidumbre: Argentina en la encrucijada” fue el título elegido por el director de Poliarquía Consultores, Sergio Berensztein, para abrir el ciclo de conferencias que formaron parte del 6° Pre-Congreso Córdoba organizado por el Instituto Argentino de Finanzas (IAF) en el hotel Sheraton.

Unos 600 ejecutivos, entre los que se vieron a empresarios de renombre como Jaime Garbarsky, Carlos Comba, Mauro Bono y Jorge Riba, escucharon un pronóstico “optimista” –al menos para los opositores al Gobierno– sobre  el futuro político de la Argentina, al asegurar que la posibilidad de una reforma a la Constitución que habilite un tercer mandato presidencial y de un giro definitivo hacia el modelo venezolano son prácticamente imposibles.

“Tengo buenas y malas noticias para darles.  La primera buena noticia es que es casi imposible que haya una reforma de la Constitución”, arrancó el politólogo para luego poner este diagnóstico en números.

Según Berensztein, para llegar a los 2/3 en la Cámara de Diputados, el kirchnerismo necesita sacar el 55% de los votos en las próximas elecciones legislativas; es decir, un número superior al 54% que Cristina Fernández obtuvo en las presidenciales de 2011, pero en un contexto en el que cuestiones como las inundaciones, la reforma judicial y la disparada del dólar blue han empeorado la visión de la población sobre el oficialismo.

Como ejemplo, mostró que la imagen de la Presidenta, en el último mes, bajó más de 10 puntos desde el 42% positivo que ostentaba hasta marzo. Asimismo, el 57% de los encuestados considera que el Gobierno “no sabe resolver los problemas”, en un guarismo que mes a mes se incrementa.

En tanto, la cuestión en el Senado es aún más complicada para los K. “Sin acuerdo con la oposición, nunca van a tener los 2/3 en el Senado”, advirtió Berensztein y subrayó al respecto que, de las 24 bancas que se renuevan, el oficialismo debería ganar 23; es decir, la mayoría y la minoría en algunas provincias, algo que por el momento aparece como improbable.

Y eso no es todo: según el especialista, “aún consiguiendo mágicamente los 2/3” en ambas Cámaras, el Gobierno debería sortear el escollo no menor de una sociedad cada vez más en contra de una reforma constitucional, según revelan las encuestas.

Así, Berensztein no dudó al dar su pronóstico final: “Creo que no hay posibilidades de que la Presidenta logre su reelección”.

Argenzuela, no

“La hipótesis de una Argentina venezolana es nula”, sentenció después y enumeró seis razones por las cuales cree que este giro no es posible:

1)      El petróleo. “Mientras allá el petróleo financia el populismo, acá el populismo financia el petróleo. En el futuro, va a ser imposible desligar la decadencia de Cristina con la crisis energética”.

2)      Las Fuerzas Armadas. “Son uno de los principales sostenes del chavismo. Aquí, las desmantelamos”.

3)      Peronismo y sindicatos. Para Berensztein, la posibilidad de traiciones políticas, siempre presentes dentro de este partido, no suceden en Venezuela. Lo mismo con los gremios, prácticamente inexistentes en el país caribeño.

4)      La clase media. “Aquí tantos ricos como pobres se consideran clase media y son gente que demanda consumo y que está viendo cómo sus ingresos son cada vez menores. En Venezuela, no hay clase media sino grandes sectores populares que le deben su plato a Chávez y por eso lo apoyan incondicionalmente”.

5)      Sistema de partidos y elecciones. Con todos sus “peros”, el actual régimen político argentino, por sus características, le pone límite al liderazgo hegemónico que pretende imponer el kirchnerismo.

6)      La Justicia y los medios de comunicación. “Allá ambas cosas no existen directamente, fueron todas cooptadas por el Estado. Aquí hay una fuerte presión a ambos, pero han sabido salir más o menos airosos”.

El Senado comenzó a debatir en las últimas horas el proyecto de reformas en el Consejo de la Magistratura con las modificaciones introducidas en la Cámara de Diputados tras el pedido formulado por la Corte Suprema de Justicia.

El principal punto polémico son los cambios que buscan generarse en el Consejo de la Magistratura. Sobre este tema se refirió ayer uno de los actuales integrantes del órgano que elije a los jueces, Alejandro Fargosi, que pasó ayer por Córdoba para participar del 6º Pre-Congreso del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

Según Fargosi, miembro del Consejo desde 2010 dentro de los cinco integrantes de la minoría, “hablar de la democratización del Poder Judicial es como hablar de la pasteurización del cemento”, en el sentido de que la Justicia es uno de los tres poderes en una república pero que justamente tiene como fin “controlar” los desórdenes que a veces puede generar la democracia.

En ese sentido, consideró una locura este proyecto del Ejecutivo. “El derecho no puede estar sometido a los vaivenes de la opinión pública”, sintetizó e hizo referencia a las filminas que minutos antes había mostrado el politólogo Sergio Berensztein sobre los constantes cambios de ánimo y expectativas que muestra la población argentina.

Fargosi sostuvo que este avance se debe a que “no les permitimos sumar los jueces que ellos querían y relevar a los que habían fallado en su contra” y reclamó que esta iniciativa “lo único que le daría a los jueces es inseguridad”.

“Esto es terminal. Si esto pasa, el esquema constitucional de los tres poderes se termina”, disparó y avaló que el tema se judicialice porque “no hay ninguna posibilidad racional de defender la constitucionalidad de estas normas”.