Encuentro internacional de vinos a granel: se cerraron negocios por 7 millones de litros y hay perspectivas de más ventas

La estimación surge de la Cámara Argentina de Vinos a Granel tras la primera visita directa de importadores de 14 países que se concretó en Mendoza, los días 9 y 10 de setiembre.

0

El primer encuentro internacional con compradores de vino a granel que se realizó en Mendoza, dejó un saldo favorable: una estimación realizada por la Cámara Argentina de Vinos a Granel indica que se cerraron negocios por alrededor de 7 millones de litros en una primera etapa, y que hay una gran proyección de ventas si las cosechas del Hemisferio Norte que se avecinan, son escasas.

Desde la Cámara Argentina de Vinos a Granel pusieron de relieve la importancia de este primer encuentro de negocios, único en su tipo en Argentina, que ya se instaló en la agenda y se repetirá en Junio del año próximo. La actividad fue confirmada por el Gobernador Alfredo Cornejo y el ministro Martín Kerchner el día en que visitaron el evento en el Hotel Sheraton.

Argentina Wine Business Trip, tal el nombre que se le dio en inglés a este encuentro, surgió del trabajo conjunto entre ProMendoza, la Cámara Argentina de Vinos a Granel, el Consejo Federal de Inversiones, la World Bulk Wine Exhibition y el Gobierno de Mendoza.

José Bartolucci, presidente de la Cámara Argentina de Vinos a Granel destacó el éxito de la convocatoria. “Es el primer encuentro internacional de negocios para vinos a granel realizado en el país y ha sido instalada en el calendario anual de eventos internacionales a futuro. Estamos muy conformes con esta primera etapa, en la que participaron 28 compradores de 14 de países. Para la gran mayoría de los compradores fue el primer acercamiento hacia los vinos argentinos, importadores que nunca antes habían visto a Argentina como vendedora de granel y hoy pudieron apreciar su potencial de desarrollo”.

La opinión de los importadores

Conformes con los precios del granel, situación ligada a la actual coyuntura del dólar, pero también sorprendidos por la gran calidad de los vinos tintos, varietales y genéricos que mostraron las bodegas, varios compradores comenzaron a mirar el vino argentino con otros ojos.

 “Los vinos en relación precio calidad los he encontrado con muy buen precio. Suelo comprar en España y compramos de tres, a cuatro, hasta cinco veces más caro que acá. El contexto económico es muy favorable a la hora de importar” dijo Beatriz Gil, marketing manager de Isabella Winery, una compañía canadiense, quien además se mostró muy interesada en regresar. “Una reunión anual en la misma fecha resultaría conveniente porque uno se organiza y marca la agenda para todo el año”, dijo

Por su parte Hervé Reig (de Courtier en Vins, Francia) subrayó tras hacer su recorrido que “los vinos varietales de Argentina están competitivos en relación precio calidad”. Aun siendo la primera vez que visitaba en directo a los  vendedores indicó que los compradores de granel saben “que el vino argentino es muy competitivo a nivel mundial, que puede competir con vinos de España, por ejemplo. Y ahora estamos a la espera de la resolución de acuerdos con Europa y cuando esto ocurra se espera que beneficie a los compradores”.

En tanto, Manuel Rojas Pérez enólogo y consultor para la Federación Rusa (recordemos que Rusia es uno de los principales mercados para el granel argentino) estimó que en relación calidad – precio la Argentina en la actualidad no tiene competidores. “Además coincide que en los últimos 10 años están las mejores calidades.  Hay dos factores que hacen que esta feria, para cualquier importador de vino, sea muy importante: Por un lado, la situación económica con la inestabilidad precio dólar, y por otro la coincidencia de cosechas de excelente calidad en los últimos años. Yo no he visto una coyuntura de la calidad y de precios como la que se da hoy en la Argentina”.

La opinión de los vendedores

Más de 96 vendedores, en su mayoría de Mendoza, pero también algunos de San Juan, algunos graneleros de toda la vida, otras marcas reconocidas de fraccionado con excedentes que han comenzado a ver el granel como una opción para colocar sus vinos, se dieron cita en este evento, repartidos durante los dos días.

En general, la opinión de que el encuentro fue productivo fue unánime. “Es muy positivo que hayan venido alrededor de 20 compradores de distintas partes del mundo, hemos tenido mucha suerte porque ello cuesta mucho tiempo, dinero, conocimiento, vinculaciones. Asique estamos aprovechando este encuentro para ofrecer de forma directa nuestra producción que consideramos que es de calidad”, comentó Ricardo Escudero, de Mendoza Vineyards & Wines.

Por el volumen y precio que piden algunos importadores (grandes volúmenes de genéricos que rondan los 21 centavos de dólar) nació entre algunos ofertantes la idea de hacer un encuentro sólo para pequeñas bodegas, aunque mencionaron como “muy beneficioso” esta ronda.

“Nosotros somos productores y poder llegar a los compradores de a granel es importante. Pero estos vienen focalizados en las grandes bodegas o cooperativas que hay en la provincia. Como no manejamos esos volúmenes de vino no podemos competir en precio. Estaría bueno que se haga una feria de pequeños productores en un futuro así todo tenemos la posibilidad de mostrar de igual a igual nuestros vinos”, dijo  Valeria Bonomo, de Abito Wines.

El granel se presenta como una oportunidad no sólo para el genérico y el varietal, sino también para los orgánicos. De hecho, algunos compradores de Alemania llegaron buscando puntualmente orgánicos.

Consultado sobre qué buscan los compradores de granel Juan Pablo Murgia, de Bodega Argento indicó: “Hay tres factores importantes que tienen en cuanta, uno es el precio, ya que el extranjero accede a vinos buenos con un cambio que les resulta favorable. Por otro lado, buscan calidad y que las bodegas tengan certificado de calidad”.

En el caso de Argento la mayoría de las consultas fueron por vino orgánico. “Es una demanda que crece y se presenta como una gran alternativa para hacer negocio con los países escandinavos. El 65% de los vinos argentinos que se venden en Suecia son orgánicos