Sin categoría

Weg invertirá otros US$ 11 millones hasta el 2020

Con la presencia de la ministra de Industria de la Nación (que no quiso hablar con la prensa) Débora Giorgi y autoridades provinciales, la compañía brasilera Weg inauguró oficialmente una nueva línea de motores eléctricos universales.
Son motores que abastecen a la industria de los lavarropas y los secarropas, dominado en el país por la cordobesa Alladio.
El desembolso que se concretó ayer fue por unos US$ 4 millones en el marco de un plan de inversiones que hasta 2020 abarcará otros US$ 11 millones.
“Con esta inversión expandimos nuestro mercado, creamos una tecnología que no teníamos. Hubo mucho trabajo en capacitación interna y de nuestros proveedores”, destacó Juarez Kissman, director de Weg Argentina.
Un dato importante es que estos motores antes eran adquiridos a fabricantes de China y Europa. “Creemos que nuestros clientes en Argentina van a poder sustituir importaciones por unos US$ 25 millones”, destacó Daniel Fernández Jardim, director de la planta de Weg en Córdoba.
En los próximos 5 años, Weg mantendrá una inyección adicional de capital para la fabricación de motores para otros rubros como bombas eléctricas, portones levadizos y motorreductores.
“Sacame los periodistas o no salgo”
El evento de inauguración era parte de la cadena nacional que protagonizó ayer por la tarde la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Como en todos los actos presidenciales, estaban todos los ingredientes que se necesitan para un mitin a tono: funcionarios y referentes kirchneristas locales (el intendente de Villa María Eduardo Accastello, Daniel Vicente del Afsca, Gabriela Estévez de Anses, Eduardo Fernández de Apyme, entre otros), los medios “periodísticos” afines al relato y un puñado de militantes (este cronista divisó no más de 50). La presencia de la ministra Giorgi había sido anticipada a la prensa y fueron muchos los medios que se presentaron con la expectativa de llevarse un par de comentarios de la titular de Industria.
Giorgi llegó muy puntual, a las 16.30, pero con un juego sutil de caderas – los más experimentados recordaron al mítico Rojitas- y el apoyo de sus parteners de Protocolo de la Nación, logró esquivar a la prensa que esperaba en las oficinas de la empresa Weg.
Luego de una reunión con los directivos de la empresa recorrió la planta, en un turno de visita diferente del que hicimos los periodistas, perdiendo otra posibilidad de dialogar con nosotros.
Finalmente, pasadas las 18, cuando sólo restaba ser parte de la emisión oficial de la cadena, un grupo de periodistas decidimos retirarnos y observar el mensaje presidencial desde las redacciones.
Un ejecutivo nos acompañó de regreso hacia las oficinas para entregarnos un presente con tanta mala fortuna que el despacho en el que estaban los souvenirs era el mismo donde se encontraba Giorgi. La ministra salía y se encontró que por el mismo pasillo regresaba una troupe de voraces periodistas cordobeses.
Acto seguido regresó sobre sus pasos y se refugió en la oficina donde estaba. Quedamos unos minutos en el pasillo hasta que amablemente nos invitaron a pasar a otra sala (FOTO), hasta que la ministra “atrincherada” en la oficina contigua, pudiera salir por el pasillo evitando la desagradable experiencia de toparse con un grupo de periodistas que vaya a saber que viles preguntas tendrían para hacerle. No pudimos observar si Giorgi también se llevó su souvenir.
????????????????????????????????????????????????????(

Escribe un comentarios