Lifestyle

“La cultura de Los Haroldos se asemeja al espíritu del golf”

Por Planeta Golf

www.planeta.golf

Mendoza Activa

Los Haroldos es una bodega argentina que exporta a más de 42 países en el mundo y está muy relacionada con el mundo del golf. A tal punto es asi, que además de tener un circuito propio que recorre distintas latitudes, en su propio site corporativo resaltan que “La cultura de nuestra Bodega se asemeja al espíritu del Golf, siendo un juego elegante y distinguido, como lo son nuestros vinos, nos invitan a disfrutar de momentos en familia y con amigos, tal como lo hace este magnífico deporte”.

Los Haroldos, es una bodega con una larga tradición en la industria vitivinícola argentina, con casi 80 años de trayectoria. Fundada en 1939, por Haroldo Santos Falasco, hoy es conducida por la cuarta generación de la familia.

Empecé a trabajar a los 16 años y hoy, con mis hermanos, somos la cuarta generación de Falasco a cargo de la empresa. Estamos al frente de dos bodegas y tres proyectos vitivinícolas. Tenemos el proyecto de Balbo, el de Los Haroldos y Falasco Wines, que es el proyecto más nuevo, creado para paladares exigentes”, sostiene Franco Falasco.

La producción de esta bodega está 100% focalizada en Mendoza, precisamente en el oasis norte, en el departamento de San Martín, la capital del Bonarda. De hecho, entre el 2 al 8 de agosto, por iniciativa del Fondo Vitivinícolas reúnen a los principales actores del sector con la intención de promocionar la variedad que, después del Malbec, es la tinta más cultivada en Argentina.

Las características organolépticas de este vino se adaptan perfectamente a los sabores y gusto de los nuevos consumidores, especialmente a los mas jóvenes. Esta variedad produce vinos de colores intensos: marcados violetas o púrpuras que evolucionan al rojo rubí.

Su aroma es intenso y suelen aparecer atractivas notas frutales de frutas rojas (frambuesa, frutillas, casis o cerezas) y frutas negras (moras, ciruelas o arándanos). En boca es agradable y dulce, de buena intensidad. Sus taninos son suaves y hacen aterciopelado y elegante al vino

El Bonarda es dúctil, como el malbec, al momento del maridaje. Para acompañar este vino podemos pensar en platos como vegetales grillados, pastas, legumbres, carnes asadas, mollejas, carne de cerdo, quesos duros y semiduros; por último y no menos importante, un vino Bonarda acompaña muy bien pizzas, por lo que en muchos países se lo considera un maridaje informal de pizza wines.

En esta última combinación y pensando en los segmentos más jóvenes, algunos expertos recomiendan darle un pequeño “susto” con un chorrito de soda. A la Bonarda no le cuesta encontrar compañero para su disfrute, se adapta muy bien a casi todos los sabores.

Escribir un comentario