Empresas y Negocios

Analizan subsidios o préstamos a tasa muy blanda con períodos de gracia para el sector Turismo

Con las persianas bajas tras el aislamiento social dispuesto a partir del 20 de marzo, hoteles, restaurantes, agencias de viajes y otras firmas del sector quedaron sin facturación y la urgencia para enfrentar el pago de salarios, impuestos y otros pendientes. En ese marco, el Gobierno anunció una serie de medidas de estímulo (reducción de contribuciones patronales, REPRO) y prepara otras iniciativas de mayor extensión temporal.

De acuerdo con estimaciones del Gobierno, el turismo a nivel nacional involucra a más de un millón de puestos de trabajo, y hacia allí se orientan las políticas de alivio. «Se requieren soluciones específicas, que no tienen que ver con ayuda en términos de dinero este mes, sino con políticas más largas», precisaron, en referencia a la lenta recuperación proyectada para este rubro cuando la cuarentena pueda empezar a desarmarse.

Entre otras iniciativas, el ministerio de Turismo proyecta cerrar un crédito de US$32 millones con el BID (Banco Interamericano de Desarrollo). Ese dinero que se orientará a brindar créditos a bajas tasas para empresas del sector, que según estimaciones oficiales moviliza $165.000 millones en el mercado doméstico y genera divisas por US$5400 millones al año.

«Vamos a volcar todo ese monto a subsidios o préstamos a tasa muy blanda con períodos de gracia, destinado a pymes que se dediquen al sector turismo», confirmó el ministro de Turismo Matías Lammens, quien mantuvo conversaciones con Luis Alberto Moreno, presidente de la entidad de crédito.

Por el impacto de la cuarentena sobre la actividad, habrá requisitos más laxos que en otros rubros para las empresas que lo soliciten. «Una de las cuestiones que tiene el turismo es que no tiene que demostrar que se cayó la actividad. Tienen que cumplir con inscripciones formales y asumir el compromiso de no despedir trabajadores», describió Lammens.

En la reunión realizada esta semana en Olivos estuvieron junto a los funcionarios los referentes de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT), la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt), la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA); la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC) y de la Asociación Argentina de Organizadores y Proveedores de Exposiciones, Congresos, Eventos y de Burós de Convenciones (Aoca).

El Gobierno ya había incorporado al sector al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción, que incluye la postergación o reducción de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) para empleadores que no superen los 60 trabajadores; al programa de Asignación Compensatoria al Salario -para empresas de hasta 100 empleados-, o los REPRO, que incluyen prestaciones desde el Estado de entre $6000 y $10.000 por trabajador para cubrir parte del sueldo.

Fuente: La Nación

Autor

Escribe un comentarios