Empresas y Negocios

Cómo siguen las gestiones del presidente de Supercanal para quedarse con Garbarino

Ad

Tras conocerse que la continuidad de Garbarino entró en zona de riesgo debido a una importante deuda por $2.700 millones que acumula por cheques impagos, se aceleraron las negociaciones para que la principal cadena de electrodomésticos de la Argentina cambie nuevamente de dueño.

Facundo Prado, presidente de la operadora de televisión por cable e internet Supercanal Arlink, inició un proceso de revisión de la situación de la compañía que actualmente es propiedad del empresario Carlos Rosales.

Tal como ya anticipó el portal iProfesional, el también CEO de la firma Centrocard se encuentra interesado en quedarse con las operaciones del Grupo Garbarino con cuyos ejecutivos mantiene actualmente conversaciones y que es a su vez dueño de la firma de tecnología Compumundo; la cadena de celulares Tecnosur; la fábrica de electrónica Digital Fueguina; Garbarino Viajes y de la Financiera Fiden (que emite las tarjetas de crédito de Garbarino y Compumundo).

Ad

Por esos motivos, Prado acaba de iniciar una especie de due dilligence que tendrá un plazo de 20 días en los cuales intentará obtener un cuadro de situación que atraviesa la cadena, basado en su experiencia en la gestión financiera de empresas y la dirección de negocios. 

El objetivo de Prado es evaluar la viabilidad de una inversión para adquirir las operaciones de Garbarino, teniendo en cuenta los parámetros con los cuales opera actualmente y que, a simple vista, no parece ser los mejores si se tiene en cuenta que en los últimos días se conoció, por ejemplo, que sólo pagó el 22,9% de sus vencimientos y defaulteó un total de 2.138 cheques durante los últimos 15 meses.

La información fue publicada por la agencia Bloomberg y da cuenta de que la razón principal de esta acumulación de deudas impagas se debe a la falta de fondos, producto de los problemas comerciales que viene sufriendo a partir de la crisis económica que atraviesa la Argentina y que, entre otras consecuencias, derrumbó la venta de artículos electrodomésticos.

Escribir un comentario