Newsletter de Mauricio Llaver

El ajuste y otras hierbas, aquí y ahora / Newsletter de Mauricio Llaver

El apretón tendrá que ser como el de Macri, pero en menos tiempo. Problemas para el discurso progre. Cristina sí que funciona. Inflación en la escalera. ¡Bienvenido el marketing cervecero! La corrección política y la “policía moral”. Y un vino, por supuesto.

15 de noviembre 2020

AJUSTAR O AJUSTAR, AQUÍ Y AHORA. El gobierno nacional tiene un problema: el ajuste de la economía es inevitable y le quedan tres años en el poder. No puede hacer como Cristina y Kicillof, que le barrieron la basura debajo de la alfombra a Scioli, aunque después el trabajo le tocó sorpresivamente a Macri. Ahora Alberto y Cristina serán los ajustadores, les guste o no. Hay que prepararse para escuchar las resignificaciones verbales más ingeniosas en el oficialismo, porque en la volteada va a caer todo el imaginario discursivo progresista: el sometimiento al Fondo Monetario, el imperialismo, el capitalismo inhumano, el neoliberalismo, la oligarquía, los pobres jubilados, los sueldos, los tarifazos, el pueblo trabajador, la clase obrera, los sectores populares, etcétera. Todo eso vendrá mezclado, sin anestesia, con protestas o sin protestas, con vergüenza o sin vergüenza, pero vendrá.

COMO MACRI, PERO EN MENOS TIEMPO. Uno de los problemas para empezar el ajuste es que no se sabe bien desde dónde se arranca. Con tanta emisión, no está claro de cuánto es el déficit. Pero algunos calculan que está por el 8% del PBI, por lo cual estaríamos como cuando asumió Macri. Es decir, retrocedimos todo lo que se ajustó en ese período (lo cual le costó el gobierno a Macri) y ahora arrancamos con mucha más pobreza, con menos posibilidades de conseguir crédito (no es lo mismo el mundo con pandemia que sin pandemia y con Macri que con Cristina) y sin posibilidades de hacer la obra pública que hizo el gobierno anterior. Además, por lo que se filtra del FMI, parece que lo que el Gato ajustó en cuatro años ahora lo tendrán que hacer en uno o dos. Alberto y Cristina tendrán que recitarles mucho Maquiavelo a sus seguidores, por lo cual va una frase de gentileza: “Sabemos por experiencia que los mayores asuntos de nuestra época sólo han sido realizados por aquellos que jamás han intentado ser fieles a un juramento, y que han sabido, llegado el momento, aplastar a los demás entre los dedos”. De nada.

PREOCUPACIÓN. (Comunicado de la CGT). “El Consejo Directivo de la Confederación General del Trabajo de la República Argentina, expresa su preocupación ante la difusión pública de medidas gubernamentales que exteriorizarían restricciones presupuestarias en relación a los programas sociales, ayudas económicas a los sectores productivos afectados por la crisis sanitaria y el apoyo al sostenimiento de los ingresos laborales”.

UNA VICEPRESIDENTE QUE SÍ FUNCIONA. En su Epístola a los Argentinos de hace 20 días, Cristina habló de “funcionarios y funcionarias que no funcionan”. Muchos interpretaron que una de las referidas era María Eugenia Bielsa, ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, y parece que era cierto, porque voló esta semana. Su reemplazante, Jorge Ferraresi, es el vicepresidente del Instituto Patria. En pocas palabras, sale Albertista, entra Cristinista. La vicepresidente sí que funciona.

ESCALERITA. Inflación oficial del Indec, con “precios cuidados” y tarifas congeladas:

Julio, 1,9%

Agosto, 2,7%

Septiembre, 2,8%

Octubre, 3,8%

DESEMPLEO: GLUP (Y ESO QUE EN MENDOZA…). (Consejo Empresario Mendocino, CEM, Informe de Empleo Mendoza 2010-2020). “La tasa de desempleo en Mendoza alcanzó el 15,3% en el segundo trimestre de este año, un incremento de 6,5 puntos porcentuales (p.p.) respecto de igual período de 2019, en un marco de contracción generalizada de la actividad económica y del empleo como consecuencia de COVID-19. Este aumento en la tasa de desocupación se dio a pesar de que Mendoza fue una de las provincias en las que la tasa de empleo cayó menos el último año, pues mientras en nuestra provincia se redujo en 5,5 p.p., a nivel nacional lo hizo en 9,2 p.p. El aumento relativo de la tasa de desocupación local se debió, fundamentalmente, a que la tasa de actividad (cantidad de personas que trabajan o buscan activamente empleo/población total) se redujo mucho menos a nivel local que a nivel nacional (-2,8 p.p. vs. -9,3 p.p.). (…) Distintas simulaciones realizadas bajo el supuesto de que las tasas de actividad nacional y provincial se hubiesen comportado en forma similar, concluyen que la tasa de desempleo de Mendoza hubiera sido en 2T20 más baja que la del promedio país”.

BIENVENIDO EL MARKETING CERVECERO. Cervecería y Maltería Quilmes compró este año la bodega Dante Robino, y ya está metiendo un hermoso ruido marketinero, bienvenido para toda la industria del vino. Lanzó un espumante que se llama “2020 LPQTP”, cuyo nombre circula como un rayo de fuego por las redes sociales. Es decir: todo el mundo está hablando de eso, que es lo primero que se busca en una campaña publicitaria. Algunos se quejan por el nombre, pero a mí me parece fantástico, porque mientras las cosas cumplan con las leyes y paguen los impuestos, todo es bueno si ayuda a vender. En este caso, se habla de 300.000 botellas de Extra Brut, que ojalá se agoten rápido y los obliguen a hacer otras cientos de miles, y entonces necesiten otros cientos de miles de litros de espumante, de botellas, de corchos, de cápsulas, de etiquetas, y ojalá eso lleve a que quienes prueben ese espumante después sientan curiosidad por probar otros, y etcétera etcétera etcétera. Bienvenido el marketing cervecero, a toda escala, a la industria del vino.

EL MAESTRO TALESE, LA CORRECCIÓN POLÍTICA Y LA NUEVA “POLICÍA MORAL”. Gay Talese es uno de los padres del Nuevo Periodismo en Estados Unidos, y a sus 88 años no se calla nada. Hugo Alconada Mon lo entrevistó en La Nación, y allí el gran Talese describe los peligros de opinar libremente en la época actual: “Ahora, en Estados Unidos, casi todo es unidimensional. Especialmente entre las clases educadas: la corrección política domina por completo. Si usted, como profesor universitario, dice algo ‘incorrecto’ -es decir, algo a lo que se oponen sus estudiantes más obcecados-, su carrera académica habrá terminado. Si como editor elige publicar a un autor controvertido o alguna figura pública cuyo mensaje es ofensivo para cierto número de lectores, será despedido. Recuerde que el editor de The New York Review of Books, Ian Buruma, perdió su trabajo porque publicó a alguien cuyas palabras no fueron bien recibidas por algunos empleados de la revista, lectores y anunciantes. Recuerde que en The New York Times, el editor de Opinión, James Bennett, perdió su trabajo porque publicó las opiniones de Tom Crotton, un senador republicano y quizás pro-Trump. Casi todas las semanas hay nuevos ejemplos que muestran que si usted se arriesga y transmite algo que la ‘policía moral’ encuentra ofensivo, sufrirá terribles consecuencias”.

Y UN VINO, POR SUPUESTO. Susana Balbo fue la primera mujer enóloga de la Argentina y cuando empezó a trabajar, en Salta, era tan jovencita que andaba por todos lados con un perro grandote, para hacerse respetar por personas a las que les tenía que dar órdenes. Desde entonces no paró de hacer lo que le parecía, y entre otras cosas fundó su propia bodega (en aquel entonces Dominio del Plata), fue presidente de Wines of Argentina y hasta diputada nacional, donde apenas se cansó de ese mundo hizo las cosas a su modo: renunció y se fue. Mientras tanto, creó muchísimos vinos excelentes y, además, los supo vender, especialmente en Estados Unidos. Es como que encontró la forma del paladar de los americanos y hacia allá salen la mayoría de sus vinos frutados, con volumen, que llenan la boca y hacen dar ganas de tomar otra copa. Entre todas sus creaciones tengo un favorito, el Susana Balbo Signature White Blend, un trivarietal de Torrontés, Semillón y Sauvignon Blanc que puede mejorar muchas, pero muchas comidas. Con semejante trayectoria, el resultado inexorable era que se transformara en una marca en sí misma, y a nadie le sorprende que todo lo que representa, incluyendo el nuevo nombre de la bodega, se llame Susana Balbo Wines. Allí, además, ya se incorporaron sus hijos José y Ana Lovaglio, uno enólogo y la otra gerente de Marketing, que es de presumir que con ese ADN no se quedarán quietos.

Escribir un comentario