Mendoza Newsletter de Mauricio Llaver

La frustración esencial (y bueno, algo de Qatar) / Newsletter de Mauricio Llaver

La pregunta: “¿Para qué estamos en el gobierno?” / Tuit de la semana: la jubilación más cara del país / Inflación, el potro indomable del gobierno gastador / Hipótesis: alta inflación mata Mundial / De qué hablamos cuando hablamos de Qatar: lo bueno y lo malo / Joaquín Sabina y la responsabilidad de los desastres de la izquierda / Y un vino, por supuesto.
Ad

20 de noviembre 2022

LA FRUSTRACIÓN ESENCIAL. Alberto Fernández está con gastritis erosiva y Cristina Fernández viene recargada en lo político y contra la Justicia. Todo forma parte de lo mismo. La línea profunda de este gobierno muestra que, a casi tres años en el poder, no ha resuelto ninguno de los problemas del país (y los ha agravado a todos). Alberto es un no-presidente, cuya palabra se ha desintegrado, y Cristina no ha revertido ninguno de sus juicios por presuntas asociaciones ilícitas y fraudes contra el Estado. Tanto uno como el otro se deben estar preguntando: “¿Para qué estamos en el poder?” Esa es la frustración esencial que afecta a ambos. Y que corroe la vida de todo el país.

TUIT DE LA SEMANA. Del mordaz usuario @pasantemossad, con más de 25.000 seguidores en la red: “Es increíble que la persona con la jubilación más cara del país diga ‘las jubilaciones no alcanzan’ en un estadio repleto de tipos que gracias a su gobierno dejaron de comer asado con la misma frecuencia. Y la ovacionen al grito de ‘vamos a volver’ mientras están en el poder”.

EL POTRO INDOMABLE DEL GOBIERNO GASTADOR. Índice de Precios al Consumidor de los últimos 12 meses, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). El acumulado de los primeros diez meses del año es de 76,6%. El avance en los últimos 12 meses fue de 88%.

Octubre: 3,5%

Noviembre: 2,5%

Diciembre: 3,8%

Enero: 3,9%

Febrero: 4,7%

Marzo: 6,7%

Abril: 6%

Mayo: 5,1%

Junio: 5,3%

Julio: 7,4%

Agosto: 7%

Septiembre: 6,2%

Octubre: 6,3%

ALTA INFLACIÓN MATA MUNDIAL. Sergio Berensztein, La Nación: “La hipótesis de que con la foto de cualquier equipo nacional con la Copa del Mundo en alto alcanza para influir en las preferencias de los votantes no resulta sólida. Ahora que están de moda los años 80, podemos recordar que Raúl Alfonsín acompañó al balcón de la Casa Rosada a Diego Maradona luego del gran logro en México y no solo perdió las elecciones de renovación parlamentaria de 1987 sino que en 1989 se vio obligado a dejar anticipadamente su gobierno en manos de Carlos Menem. ¿Hipótesis alternativa? Altísima inflación mata Mundial”.

DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE QATAR/CATAR. Ahora que nuestro cerebro estará martillado por la palabra Qatar durante unas cuantas semanas, van algunos datos de Wikipedia sobre ese país. Con un envidiable subrayado mío sobre el tema impositivo: “Catar, cuyo nombre oficial es Estado de Qatar, es un Estado soberano árabe ubicado en el oeste de Asia (…) Es una monarquía absoluta que ha sido gobernada por la familia Al Thani desde mediados del siglo xix (…) Posee la tercera mayor reserva mundial de gas natural, lo que ha convertido al pequeño emirato en el país con mayor renta per cápita del planeta y le ha llevado a alcanzar el segundo índice de desarrollo humano más alto del mundo árabe (por detrás de los Emiratos Árabes Unidos). Su economía es reconocida como de altos ingresos por el Banco Mundial (…) Tiene una población de más de dos millones de personas, pero de ellos solo doscientos cincuenta mil son ciudadanos cataríes. La mayor parte de sus habitantes son extranjeros que trabajan y viven allí. ​ Además, es uno de los pocos países cuyos ciudadanos no pagan ningún impuesto”.

DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE QATAR/CATAR: LA PARTE OSCURA. “Desde 2014, algunas disposiciones del Código Penal catarí permiten imponer castigos como la flagelación y la lapidación como sanciones penales (…) Catar mantiene la pena de muerte, principalmente por amenazas contra la seguridad nacional, como el terrorismo (…) En Catar, los actos homosexuales son ilegales y pueden ser castigados con la muerte (…) Un informe de 2011 del Departamento de Estado de Estados Unidos concluyó que algunos trabajadores expatriados de naciones de toda Asia y partes de África, que emigraron voluntariamente a Catar como trabajadores poco cualificados o empleados domésticos, se enfrentaron posteriormente a condiciones indicativas de servidumbre involuntaria. Algunas de las violaciones más comunes de los derechos laborales son las palizas, la retención de pagos, el cobro a los trabajadores de prestaciones de las que es responsable el empleador, las restricciones a la libertad de movimiento (como la confiscación de pasaportes, documentos de viaje o permisos de salida), la detención arbitraria, las amenazas de acciones legales y las agresiones sexuales.​ Muchos trabajadores migrantes que llegan para trabajar en Catar han pagado tarifas exorbitantes a los reclutadores de sus países de origen”.

JOAQUÍN SABINA, LOS DESASTRES DE LA IZQUIERDA Y LA RESPONSABILIDAD DE DECIR LA VERDAD.  Joaquín Sabina, diario El Mundo de Madrid y El Nuevo Herald de Miami: “Fui amigo de la revolución cubana y de Fidel Castro. Pero ya no lo soy, no puedo serlo. Ahora estoy del lado de los que se manifiestan y de los que se exilian de la isla. Los que hemos sido de izquierdas tenemos la responsabilidad de decir la verdad ante algunos desastres de la izquierda (…) Yo amo mucho la isla y vivo todas las contradicciones que vive, que últimamente está siendo algo muy parecido a un tremendo fracaso histórico. Leo los periódicos, hablo con la gente y sé lo que está pasando y sé que el país está en bancarrota”.

Y UN VINO, POR SUPUESTO. En la memoria de mi paladar, tengo fijado un vino argentino que para mí es el vino de todos los vinos. No hace falta que lo mencione, pero lo que importa es que, cuando pruebo alguna etiqueta con pretensiones, aquel vino es mi referencia. Gracias a una cena con Francisco Do Pico, del Grupo Peñaflor, hace poco probé el Bemberg La Linterna 2014 Microterroir Parcela N° 5, un Malbec de Gualtallary que Daniel Pi elabora para la colección personal de la familia Bemberg. Debo decir que, apenas lo probé, apareció el recuerdo de aquel vino de referencia, con lo cual este Bemberg quedó inmediatamente ubicado en el top de mis favoritos. Tiene una densidad de gran vino, pero sin perder “bebilidad”, y en la boca impacta como una mermelada suave, hermosa, llena de fruta y de complejidad. Cuando se prueba algo así, no se olvida. Tiene detrás una gran uva, pero sobre todo la experiencia y el toque magistral que Daniel Pi le puede dar a una materia prima de excelente calidad. Si se cruzan este La Linterna no lo dejen escapar, porque les puede alumbrar grandes sensaciones.

Escribir un comentario