Mendoza

Por primera vez: cómo deducir los gastos por educación del impuesto a las Ganancias

Apartir del período fiscal 2022 los contribuyentes podrán encontrar un alivio fiscal en la deducción de gastos por educación al haberse incorporado este tipo de erogaciones en el Presupuesto de 2023.

El Poder Ejecutivo reglamentó la norma a través del Decreto 18/2023 y la AFIP, por medio de la Resolución General 5314, habilitando por primera vez un descuento impositivo por  enseñanza. 

De acuerdo a estas disposiciones se podrán deducir gastos vinculados a la educación de  hijos, hijastros o menores de 18 años o incapacitados para el trabajo. En el caso de los mayores de 18 y hasta 24 años inclusive (en este en este último caso en la medida que cursen estudios regulares o profesionales de un arte u oficio que les impida proveerse de medios necesarios para sostenerse), podrán incluirse siempre que revistan la condición de carga de familia.

«Para revestir el carácter de cargas de familia, deberán estar a cargo del contribuyente y no tener ingresos superiores a la ganancia mínima no imponible del año que corresponda», precisó un trabajo del tributarista Sebastián Domínguez.

Deducciones por gastos por educación: qué hay que considerar

Los ingresos a considerar que eventualmente puedan tener los chicos y adolescentes en edad educativa –herencia u otro flujo habitual por cualquier vía- tienen un tope de hasta $252.564 para 2022, y de $451,683 para 2023.

En el caso de los hijos mayores de edad y hasta 24 años la deducción podrá aplicarse si son residentes en el país sin ingresos.

Se podrán deducir gastos educativos por hijos universitarios hasta 24 años

Al respecto Domínguez hace una salvedad importante ya que tal como está redactada la norma podría entenderse como «ingresos» el dinero que habitualmente un estudiante recibe por parte de sus padres o familiares para su sustento diario

«Esto no es para nada razonable, y este tipo de dinero entregado por los padres a sus hijos, u otros familiares como abuelos y tíos, no deberían excluir la posibilidad de deducción de los gastos», afirmó el experto.

Con la legislación vigente un chico puede abrir una cuenta bancaria desde los 13 años y recibir allí dinero. De allí que si la AFIP rastrea esa cuenta y observa esos ingresos podría objetar la deducción. Esa incomodidad sería fácilmente evitable por las familias si ese dinero se entrega en efectivo.

Qué gastos podrán ser deducidos

Los gastos que podrán deducirse son:

  • Los servicios educativos 
  • La compra de herramientas destinadas a la educación.

En el caso de los servicios educativos comprende a: 

* Servicios prestados por establecimientos educacionales públicos y/o privados incorporados a los planes de enseñanza oficial y reconocidos como tales por las respectivas jurisdicciones, referidos a la enseñanza en todos los niveles y grados contemplados en dichos planes, y de postgrado para egresados de los niveles secundario, terciario o universitario. Incluye a los servicios de refrigerio, de alojamiento y de transporte accesorios prestados directamente por dichos establecimientos con medios propios o ajenos.

  • A las clases dadas a título particular sobre materias incluidas en los planes de enseñanza y cuyo desarrollo responda a estos, impartidas fuera de los establecimientos educacionales.
  • A las guarderías y jardines materno-infantiles.

Fuente: iProfesional

Escribir un comentario