Mendoza Newsletter de Mauricio Llaver

A ver si están a la altura / Newsletter de Mauricio Llaver

La elección más imprevisible / La oposición tiene que demostrar que no es estúpida / Pumas, vuelos y el Estado inepto / Covid: fin de mi cuarentena / Obviamente, todo salió mal con la carne / ¿Humanos en vías de extinción? / Cosas del alma: Vázquez Montalbán y Pepe Carvalho / Y un vino, por supuesto.
Ad

Ad

1 de agosto 2021

LA ELECCIÓN MÁS IMPREVISIBLE. La Argentina se encamina hacia la elección más imprevisible de su historia. Hay crisis económica, crisis sanitaria, crisis de credibilidad, pobreza récord, desinversión y desencanto. Pero también desesperación y asistencialismo, que no se sabe cómo jugarán a la hora del voto. Puede que el resultado sea el camino hacia Venezuela, o puede que no lo sea. Es una elección intermedia, o sea que no debería ser tan decisiva, pero puede que sí lo sea. Nadie lo sabe. Lo único seguro es que después de noviembre, este mismo gobierno tendrá que seguir en el poder y “corregir” (ajustar) las distorsiones -dólar, tarifas, emisión monetaria y de bonos- que él mismo está generando. No hay mucho más por decir, salvo una cosa clave: el 12 de septiembre (PASO) y el 14 de noviembre (elección general) hay que estar al pie de la urna con todo el espíritu. Es lo único que tenemos a mano para manifestar nuestra evaluación de lo que ocurre.

A VER SI ESTÁN A LA ALTURA. Una novela lamentable se está dando en estos días con la disputa en la oposición en la provincia de Buenos Aires, la madre de todos los distritos. El PRO y los radicales dijeron que iban a hacer un pacto de no agresión, y lo primero que hizo Facundo Manes fue pedirle a Larreta que no se gaste los fondos de CABA para hacerle campaña a su rival Santilli. Manes es muy bueno como neurocientífico, pero en política arrancó verdísimo. La competencia está escalando de forma preocupante, Lilita está tronando en medio del sainete, y hasta el radical Morales sugirió que podría haber una ruptura de la coalición. Señores: el gobierno de los Fernández ya ha demostrado que es capaz de ir por todo, de ser sorprendentemente inoperante y de buscarse los peores aliados internacionales. A la oposición sólo le queda demostrarnos que no es estúpida.

CON MEDALLA… Y VARADOS. Los Pumas 7’s ganaron una medalla en unos Juegos Olímpicos paupérrimos para la Argentina, pero han sido más noticia por su no-regreso, o regreso demorado, al país. Porque sabemos que el gobierno limitó la cantidad de personas que pueden entrar por Ezeiza, y los varados se suman día tras día. Se habla de gestiones con el Ministerio de Turismo, de permisos especiales, de si es justo que unos puedan volver y otros no, etcétera. Pero el fondo del asunto es que nuestro Estado es tan inepto que no puede controlar la llegada de personas que arriban por un mismo punto, en un horario previsto, y con tests de PCR negativos desde sus lugares de origen. La pandemia ha demostrado que el gobierno buscó al proveedor de vacunas equivocado, que organizó deficientemente su aplicación (vacunatorios Vip, vacunas distribuidas sin aplicar), y que ante semejante fracaso creó un problema mayor por no saber administrar la llegada de pasajeros en números enormemente menores que en épocas normales. Así es como se maneja el país en general.

COVID: FIN DE MI HISTORIA. Esta semana me dio negativo el último hisopado después de volver al país. Fue un seguimiento bien hecho, que merece destacarse. A la mañana siguiente de la llegada a Mendoza ya tenía la citación por Whatsapp para el hisopado en el Hospital Lencinas, una semana después. Otro día, me hicieron una visita a mi casa (obviamente sin anunciar). El día previo al turno me llegó el recordatorio, con obligación de confirmación de recepción. El hisopado fue rápido y el resultado me llegó un día y medio después. En unos 45 días, extendidos obligadamente por la condición de varado en EEUU con varios vuelos cancelados (que explican tantos exámenes), he tenido 7 hisopados negativos y estoy vacunado con ciclo completo (la monodosis de Johnson & Johnson). Seguiré usando barbijo y respetando todos los protocolos, pero en materia de Covid estoy más sanito que un yogur.

NO SÉ POR QUÉ NO ME SORPRENDE. (Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina, sobre las intervenciones del gobierno en el mercado de la carne): “Todos perdimos. Los productores, porque la hacienda perdió valor en términos nominales y reales. Los consumidores, porque los precios aumentaron 18% a causa de las pérdidas de eficiencia en la integración de la res y deterioro de la complementación entre los diferentes destinos y mercados. El eslabón industrial, porque la producción cayó 10% en el segundo trimestre y esto los impulsó a trabajar con una mayor capacidad ociosa, por lo tanto menor capacidad para absorber parte de los costos fijos. El país, porque las exportaciones un junio cayeron en volumen 45% respecto de mayo. En un mes se perdieron divisas por U$S 108 millones”.

OH OH… (Carlos A. Mutto, especialista en Inteligencia Económica y periodista, en La Nación). “El hombre, como otros seres vivos del planeta, corre el riesgo de convertirse rápidamente en una especie en vías de extinción (…) El índice de fecundidad pasará de 2,37 en 2017 a 1,66 a fin de siglo, cifra insuficiente para asegurar el reemplazo de la población. Una mirada retrospectiva muestra el tremendo alcance de esa inversión de tendencia: hasta 1979, la tasa de fecundidad planetaria oscilaba en torno de 6 hijos por mujer. Ahora es de 2,36, según la ONU. Estados Unidos y la mayoría de los países europeos ya cayeron por debajo de 2,1, que representa la “tasa de reemplazo” para mantener la población en el mismo nivel (…) La baja de natalidad también fue ayudada por la contracepción voluntaria y, sobre todo, por el espectacular retroceso de la fertilidad masculina en Occidente. Un estudio de la revista Human Reproduction Update reveló que la calidad y la concentración de espermatozoides cayó en 59% en los últimos 40 años. Los hombres, al igual que las mujeres, son cada vez más sensibles al impacto de los interruptores endocrinos –presentes en alimentos, cosméticos, pesticidas y plásticos–, y las ondas de los aparatos electrónicos, que perturban el equilibrio hormonal, más el eventual consumo de alcohol, tabaco y drogas”. Link (muy recomendable): https://www.lanacion.com.ar/opinion/el-hombre-podria-convertirse-en-una-especie-en-vias-de-extincion-nid29072021/

COSAS DEL ALMA: MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN Y PEPE CARVALHO. En estas semanas se me dio por releer a Manuel Vázquez Montalbán, y lo hice: “La Soledad del Manager”, “Los Mares del Sur”, “El Hombre de mi Vida”, los dos volúmenes de “Milenio” y casi todo un tomo de su “Obra Periodística”. Me di un empacho. Vázquez Montalbán inventó a Pepe Carvalho, un detective escéptico de la vida, ex comunista, ex agente de la CIA, pero sobre todo un gourmet, alguien que al final sólo creía en la buena comida, los buenos vinos y los buenos tragos. A Vázquez Montalbán lo entrevisté en 1998 para el diario Los Andes, con mis amigos Martín Appiolaza y Pedro Straniero. Le armamos un almuerzo en La Marchigiana de Palmares, y le hice probar un Malbec, que estaba empezando a hacer ruido en el mundo. Manolo lo degustó y dijo: “Muy interesante para combatir la dictadura del Cabernet”. Cada relectura de sus libros me lleva a ese recuerdo, y al estupor de que muriera absurdamente de un infarto en el aeropuerto de Bangkok. Pero quedan sus muchos textos y ese Pepe Carvalho único, inimitable, que preparaba comidas que valen la pena copiar. Sus libros están llenos de esas recetas.

Y UN VINO, POR SUPUESTO. Cuando en 2014 Nieto Senetiner decidió relanzar la línea Don Nicanor Barrel Select en botella borgoña, también decidió probar con un vino 100% Valle de Uco. Hasta entonces, eran cortes de uvas del Uco y de Luján de Cuyo, pero con esta nueva movida apostaron por Los Chacayes, Los Árboles y algunas zonas de Tupungato. El Don Nicanor Nieto Senetiner Malbec 2018, a cargo de Santiago Mayorga, es un blend de Malbecs de todas esas zonas, y qué rico que salió. Es un vino que llena la boca y que da ganas de no perdonar nada de la botella, con lo cual queda todo dicho. El vino muestra lo que Santiago define como la filosofía de la línea: si bien tiene su concentración, hay una búsqueda de frescura aromática y taninos suaves. Es un gran paso en los vinos con estructura pero equilibrados, redondos, tomables al momento de salir al mercado, por más que tengan una guarda previsiblemente buena por delante.

Ad

Escribir un comentario