Mendoza Newsletter de Mauricio Llaver

Alberto se burla, Mendoza se abre / Newsletter de Mauricio Llaver

La reacción a las fotos del presidente expresará el estado moral del país / La gran excusa del gobierno, pulverizada / En Mendoza seguimos abriendo, y es por ahí / Los demás, a seguirnos cuidando / La osteoporosis de la educación: comentarios de lectores / La inflación sigue con buena salud / Cosas del alma: ¿Y ahora qué hago, Leo? / Y un vino, por supuesto.
Ad

Ad

15 de agosto 2021

ALBERTO Y LAS VISITAS. En cumplimiento de las disposiciones oficiales, el año pasado estuve muchos meses sin ver a mis padres (incluyendo el cumpleaños 85 de mi mamá), mientras el presidente de la Nación festejaba el de su esposa, además de reunirse en la residencia oficial del gobierno con empresarios taiwaneses que después ganaban contratos, y con modelos y peluqueros, entre otros. Muchos argentinos no pudieron asistir a parientes o amigos; los niños no fueron a las escuelas; otros no pudieron velar o enterrar a sus seres queridos; miles de empresas se fundieron porque no podían abrir. ¿Cómo procesaremos las fotos de Alberto y su no disculpa, cargándole el fardo a la “querida Fabiola”? ¿Tendrán algún efecto electoral? ¿Crecerá la indignación o estamos tan anestesiados que asumimos que unos son impunes mientras otros pagan las consecuencias? La reacción a esta burla será un buen indicio para medir el estado moral de nuestra sociedad.

UN ARGUMENTO PULVERIZADO. En esta campaña, uno de los argumentos que el gobierno tenía para justificar su mala praxis económica era “la pandemia”. Ahí, quizás, tenga ahora su mayor nuevo problema, porque mientras el PBI caía el 10%, se fundían decenas de miles de Pymes y grandes empresas abandonaban el país, el primero que no cumplía con la cuarentena más larga del mundo era el propio presidente. Las famosas fotos (e intuyo que no serán las únicas) llegan durante la campaña para las PASO, y la inmoralidad de Alberto Fernández en plena Fase 1 contrasta con el peor momento que tuvieron que vivir millones de argentinos. La pandemia era la gran excusa para disimular una incompetencia colosal en la administración del país, pero ahora el gobierno está atrapado en su propio desprecio por las obligaciones que él mismo nos imponía a todos los demás.

UNA PROVINCIA LO MÁS ABIERTA POSIBLE. Cuando se juzgue al gobierno de Rodolfo Suarez, quizás la línea de fuerza principal sea que, a pesar de la pandemia, trató de mantener a Mendoza lo más cerca posible de la normalidad. Quedarán en segundo plano el aluvión anti-minero del comienzo de su gestión y la inexplicable candidatura de hoy a Senador Nacional. Lo que prevalecerá será el impulso permanente, con riesgos incluidos, por abrir todo lo posible las actividades económicas. En el fondo hay una cuestión cultural que llega al corazón de la Mendoza profunda: el orgullo de que todavía apostamos por el trabajo y la producción, por ganarnos el pan con inversión y trabajo, sin resignarnos a convertirnos en una provincia asistida. Mayoritariamente, queremos trabajo, no planes. Y esa línea está marcada por las decisiones del gobierno desde pocas semanas después del encierro de la pandemia.

POR AHÍ VA LA COSA. En un número especial que estamos preparando por los 15 años de Punto a Punto, la mayoría de los empresarios nos dice que pone fichas fuertes al regreso del turismo. Esta semana el gobierno retomó el pedido de reapertura del aeropuerto para vuelos internacionales, propuso pruebas piloto para turistas que ingresen desde Chile, y flexibilizó restaurantes, reuniones y circulación. Por ahí va la cosa. Un ejecutivo de un banco nacional con el que hablé esta semana me dijo que, en una recorrida que está haciendo por varias provincias, en ninguna ha visto tanto movimiento como en Mendoza. Se viene la primavera, la macroeconomía asfixia, los efectos de la pandemia agobian: hay que seguir abriendo todo lo posible. Y los demás, ya sabemos: distancia social, barbijo, lavado de manos, alcohol en gel y ventilación cruzada. Y a seguir laburando.

COMENTARIOS SOBRE LA OSTEOPOROSIS ARGENTINA. La semana pasada comparé a la decadencia educativa argentina con una osteoporosis que nos va carcomiendo de a poco, a partir de una cita de Carlos Fuentes sobre el derrumbe de la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Tuve muchos mensajes al respecto, y voy a citar tres comentarios, que resumen el tono general de los aportes:

  • “Creo que, frente a la realidad actual, y frente a la necesidad de mejorar el nivel, aparece el problema de los que quedan fuera del sistema porque no alcanzan ese nivel. En un país empobrecido y con la educación deteriorada, me atrevo a pensar que podríamos tener trayectos diferenciados: unos que sean sólo como lugar alternativo a la calle, que haga hincapié en habilidades sociales, otro que tenga ejes fuertes en lengua y matemática, otro para quienes buscan una salida laboral, otros para los que aspiran a la universidad. Pero expresar esto ya está mal visto… Tenemos terror a discriminar, y la solución encontrada ha sido ‘todos igualitos para abajo’. Hacen falta debates serios y desprejuiciados. ¿Se podrá?”
  • “Muy buena comparación de la osteoporosis como causa de la caída del modelo soviético con las políticas educativas en nuestro país. Sin educación no hay futuro. Si pensamos que el crecimiento vendrá de la mano de la inversión y esta demandará mano de obra calificada, nos vamos a encontrar con un grave problema además del social, con jóvenes fuera del sistema laboral”.
  • “Egresé de un secundario de la UNC, 100% nivelador social en lo académico y 100% apuntando a la excelencia y meritocracia. Tenía como compañeros al hijo de un chapista y al hijo de un gran empresario de aquel entonces. Hoy da mucha pena en lo que se ha convertido y ni siquiera tienen clases… ahora hacen proselitismo político y apología partidaria”.

INFLACIÓN CON VIDA PROPIA (NUEVO CAPÍTULO). Índice de Precios al Consumidor en los últimos 12 meses, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). Ya son 10 (diez) los meses consecutivos con inflaciones que no bajan del 3% mensual. El acumulado en lo que va del año es de 29,1% (lo que el gobierno preveía para todo el año) y los últimos 12 meses registran aumentos del 51,8%.

Agosto: 2,7%

Septiembre: 2,8%

Octubre: 3,8%

Noviembre: 3,2%

Diciembre: 4,0%

Enero: 4,0%

Febrero: 3,6%

Marzo: 4,8%

Abril; 4,1%

Mayo: 3,3%

Junio: 3,2%

Julio: 3%

COSAS DEL ALMA: ¿Y AHORA QUÉ HAGO, LEO? Muchos dicen que el hombre puede cambiar de mujer, de religión y de partido político, pero nunca de equipo de fútbol. No me atrevería a desmentirlo. Con Leo Messi me hice hincha del Barcelona porque allí jugaba ese duende genial, ese pibe simplísimo cuya idolatría comparto con mis hijos y hasta nos hizo hacer un peregrinaje al Camp Nou. Pero ahora se nos ha ido al Paris Saint Germain y el corazón se me ha llenado de dudas. ¿Seguiré hinchando igualmente por el Barsa? ¿Me darán lo mismo los clásicos contra el Real Madrid? ¿Sentiré profundamente que el PSG es mi nuevo equipo, sólo porque ahí jugará un tipo que me ha hecho vibrar durante 15 buenos años? Dios santo, como si no tuviéramos otros problemas, ahora esto.

Y UN VINO, POR SUPUESTO. El Pinot Noir está en pañales en la Argentina, pero ya hay cosas muy buenas que se pueden disfrutar. Según los enólogos, es un dolor de cabeza para elaborar, porque si no se le está encima todo el día durante la fermentación, puede virar hacia resultados no deseados. Pero en los últimos años le han agarrado la mano, y están saliendo ejemplares como el Saurus Select Pinot Noir 2019 de Familia Schroeder, elaborado en el Valle de San Patricio del Chañar, en la Patagonia. Es riquísimo, y tiene todas las cosas de los Pinot Noir convencionales: un color suave, que puede ser engañoso, y un equilibrio muy agradable en la boca (si me pusiera en descriptor diría que tiene unos tintes de frutilla en el aroma, pero no es mi tema). Los Pinot Noir son muy bien conocidos por los elaboradores de espumantes, que lo usan como uno de sus vinos base tradicionales (junto con el Chardonnay). Pero vale la pena explorarlos como vinos tranquilos, porque uno se puede encontrar con ejemplares como este Saurus, perfecto para comidas no muy pesadas, pero tampoco muy livianas. Aunque lo importante es que cada uno descubra con qué le gusta.

Ad

Escribir un comentario