Sin categoría

Día histórico para Escocia que define su independencia o no del Reino Unido

(Télam) – Escocia tendrá hoy una de sus jornadas más importantes de la historia cuando se lleve adelante el esperado referéndum en el que 4,3 millones de ciudadanos decidirán si se independiza o no del Reino Unido.
La jornada llega con mucho debate y posiciones divididas entre la población, al punto de que las encuestas no definen si ganará el Sí o el No la contienda electoral.
«La espera está siendo difícil, mucha gente está ansiosa. Lo mejor es que pase de una vez, porque luego seguiremos todos juntos hacia adelante», afirmó Laura Arey, investigadora de 38 años, mientras almorzaba con una amiga en un restaurante vegetariano de Hanover Street, en Edimburgo.
«Creo que todos queremos una Escocia mejor, sólo hay que ponerse de acuerdo para elegir el camino», remarcó.
Su visión parece contrastar con la imagen que da el diario The Independent al publicar en su primera plana que Escocia es «Una nación dividida contra sí misma».
El diario británico, considerado progresista, se refiere a que, con los sondeos mostrando una paridad entre separatistas y unionistas, los líderes de ambos bandos elevaron el tono con acusaciones cruzadas en base a supuestas mentiras.
Además, también se registró un incidente protagonizado por el líder laborista Ed Miliband, quien tuvo que abandonar un centro comercial de Edimburgo, increpado por un grupo de partidarios del sí.
No obstante, antes de que se produjeran estos hechos, salvo unos huevazos que recibió el diputado laborista Jim Murphy en Glasgow a finales de agosto, y algunos cristales de autos rotos o peleas aisladas, no hubo agresiones graves que lamentar ni de un lado ni del otro.
En general, en las calles, pero sobre todo en los pubs, restaurantes, y en el entorno familiar, el referéndum separatista ha generado discusiones, algunas profundas y otras acaloradas, sin llegar al extremo de la violencia.
Quizás una muestra del comportamiento que han tenido los escoceses lo refleje el lema con el que los unionista respondieron al desafío separatista: «No, Thanks» (No, gracias).
Del lado del sí también se actúa con respeto. Al margen de los actos del líder independentista Alex Salmond, artífice del referéndum, hay muchos ciudadanos de a pie involucrados en la campaña.
El ambiente en el que los escoceses esperan el referéndum es de relativa calma, pese a la ansiedad que genera la enorme decisión que deberán tomar. Y aunque toda la discusión parece muy civilizada, hay algunos que no se sienten tan cómodos a la hora de expresar su opinión.
En pleno siglo XXI buena parte del debate entre los escoceses, por supuesto, transcurrió en las redes sociales, incluso más allá de la utilización que hicieron los promotores de las campañas separatista «Yes Scotland» (Si, Escocia) y unionista «Better Together» (Mejor Juntos). Facebook contabilizó en las últimas cinco semanas 2,05 millones de interacciones electrónicas a favor del ‘sí’ y 1,96 millones del ‘no’.

Escribir un comentario